El ministro del Interior ha comparecido en Moncloa tras la sexta noche de disturbios en Barcelona. Grande-Marlaska. «El Gobierno de España quiere reiterar su gratitud al trabajo en condiciones limites a los policías nacionales, a los mossos y a los guardías civiles y sobre todo a los agentes heridos. Decidles que nos les quepa ninguna duda de que todos somos conscientes de su sacrificio», ha comenzado.

Ayer, Marlaska estuvo en el Centro de Coordinación y asegura que los «disturbios van a menos». «Las reivindicaciones comenzaron sin incidentes hasta las 22.00 que comenzaron las barricas con altercados que se prolongaron hasta las 3 de la mañana».

288 agentes heridos, 18 personas en prisión y 267 vehículos dañados»

El ministro ha querido hacer un recuento de la situación, tanto de heridos como de detenidos y daños en el mobiliario. «En total 288 agentes han resultado heridos, 194 personas han sido detenidas (154 por los Mossos, 32 por la Policía Nacional, 8 por la Guardia Urbana). Además, 18 personas ingresadas en prisión y 267 vehículos han resultado dañados».

«Se trata de un problema estrictamente de orden público. Por eso la respuesta es de orden público, igual que sucede en otras democracias, es decir, actuación legítima de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para neutralizar la violencia», ha asegurado y ha añadido que nadie puede ser ambiguo ante estos actos violentos.

Para vencer el independentismo violento, ha asegurado el ministro, es necesario que «Torra y su gobierno condene sin medias tintas la violencia. Nadie entiende que no lo hayan hecho todavía».

En relación al enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Quim Torra, y tras que el presidente de la Generalitat haya vuelto a telefonear al presidente del Gobierno en funciones sin recibir respuesta, ha afirmado que el presidente ha sido contundente en su respuesta y que es necesario que «el president de la Generalitat pague su deuda con los catalanes».