En el marco de su visita a Barcelona de este lunes, el presidente del Gobierno en funciones ha sido despedido de su visita al hospital Sant Pau al grito de «fuera, fuera», «libertad presos políticos» e insultos como «desgraciado» o «cabrón» que coreaban decenas de personas, entre manifestantes y trabajadores del propio hospital.

El líder del Ejecutivo ha visitado este lunes la ciudad condal con el objetivo de reunirse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la Jefatura Superior de la Policía de Barcelona, en el marco de las violentas protestas que han sacudido Cataluña en respuesta a la sentencia del ‘procés’ en la última semana.

Además, Sánchez ha visitado los hospitales de Sagrat Cor y Sant Pau para visitar a los agentes heridos, siendo éste último donde se han agolpado un grupo trabajadores y manifestantes independentistas para realizar un escrache contra el líder del PSOE, al que increpaban con pancartas en que se pedía la «libertad de los presos políticos».

En la hoja de ruta del presidente del Gobierno también estaba la de visitar la Delegación del Gobierno en Barcelona, una cita que ha cancelado justo después de confirmarse que la plataforma Tsunami Democràtic había convocado un boicot «urgente» contra Sánchez a las puertas del citado edificio que éste ha logrado dar esquinazo.