Política

Torra se suma a la desobediencia y abandera la autodeterminación como respuesta a los disturbios

Roger Torrent asume que la resolución de la autodeterminación puede tener consecuencias penales

Quim Torra, durante su intervención.

Quim Torra, durante su intervención. EFE

«Era importante enviar el mensaje a la ciudadanía de que defendemos el derecho a la autodeterminación y llegaremos tan lejos como la ciudadanía quiera». Así ha explicado hoy el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el acuerdo de Govern en el que el ejecutivo catalán ha insistido en su defensa de ese supuesto derecho de autodeterminación como respuesta a la sentencia del procés y a los graves altercados de los últimos días.

Una respuesta que Torra ha relacionado abiertamente con la advertencia de Tribunal Constitucional, que hace diez días apercibió a la Mesa del Parlament y a los miembros del Govern contra iniciativas como ésta. El acuerdo de Govern, presentado por el propio Torra ante la prensa, coincide con la presentación de una propuesta de resolución del Parlament en el mismo sentido.

Torra ha comparecido minutos antes de que lo hiciera el presidente del Parlament, Roger Torrent, en una respuesta orquestada por el independentismo, que hoy finalmente ha conseguido dar una cierta imagen de unidad institucional tras la sentencia del procés. Ambos responsables han explicado los acuerdos adoptados por el Govern y la Mesa del Parlament en los que se reivindica el «derecho de autodeterminación» de Cataluña en abierto desafío al Tribunal Constitucional.

Advertencia de los letrados a Torrent

«Si hay consecuencias judiciales, y por tanto desde el punto de vista personal para los miembros de la Mesa, las asumiermos», ha señalado Torrent, que hasta ahora se había resistido a todas las iniciativas planteadas desde JxCat para retar a la justicia como en su día hizo Carme Forcadell. Desde el inicio de la legislatura, ERC dejó claro a sus socios que no incurriría de nuevo en escenificaciones estériles que pudieran comportar consecuencias penales para sus líderes. Hasta hoy.

«Asumiremos todas las consecuencias que comporte defender que aquí se hable de todo, defender la libertad de expresión vale la pena mas allá de consecuencias personales» ha añadido el presidente del Parlament, quien ha asegurado que de lo contrario «estaríamos abriendo la puerta a la censura, no podemos aceptar que se desnaturalice la institución».

Torrent ha reconocido que los letrados de la cámara han advertido a la Mesa de que el punto undécimo del texto puede incurrir en desobediencia al Tribunal Constitucional, pero ha intentado trasladar la responsabilidad al Gobierno. «Es inaudito que esto conlleve consecuencias» ha señalado, «habrá que preguntar a Sánchez si va a seguir persiguiendo los debates libres en el Parlament».

«Es inaudito que esto conlleve consecuencias, habrá que preguntar a Sánchez si va a seguir persiguiendo los debates libres en el Parlament» advierte Torrent

En todo caso, ha dejado claro que más allá de las advertencias de los letrados se trata de una «decisión política adoptada por la Mesa teniendo en cuenta todos los elementos». Torrent ha comparecido ante los medios para explicar esta decisión, que no se trasladará al pleno de esta semana, sino previsiblemente al primero después de las elecciones, después de que Quim Torra hiciera lo propio en el Palau de la Generalitat.

Se trata de la primera rueda de prensa de Quim Torra tras la semana de disturbios que ha seguido a la publicación de la sentencia del procés. Una comparecencia que llega además después de que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, visitara ayer Barcelona y se negara a mantener un encuentro con Torra, como reclama el president desde el pasado lunes, cuando se conoció la condena a los líderes del 1-O.

Desde entonces y hasta este domingo, el balance de siete días protestas se ha traducido en casi 200 detenciones y unos 600 heridos, de los que casi la mitad son agentes de Mossos d’Esquadra y Policía Nacional.

Cuarto día de llamadas a Sánchez

Torra ha criticado además, duramente, la negativa de Pedro Sánchez a reunirse con él ayer, aprovechando su visita exprés a Barcelona. «Hoy es el cuarto día que he llamado» al presidente en funciones, se ha lamentado, «y por cuarto día no se ha puesto al teléfono». Una cerrazón que según Torra está teniendo ya amplio eco internacional gracias a la campaña en twitter impulsada ayer por el independentismo bajo el hastag #spainsit&talk al que se ha referido.

En este contexto, y preguntado sobre una eventual labor de mediación del lendakari Urkullu, Torraha insistido de nuevo que la necesidad de que «aparezca un organismo internacional, una mesa de negociación internacional en la que podamos sentarnos, pero el problema es que España reconozca a Catauña como sujeto político».

El Gobierno, ha concluido «no puede seguir sin escuchar la voz de los catalanes» que ha su juicio representa el independentismo movilizado estos días.

Comentar ()