Pedro Sánchez cerrará la campaña electoral en Barcelona. Por primera vez en unas elecciones generales, el presidente en funciones y candidato del PSOE no cierra la campaña en Madrid sino en la capital catalana para demostrar que «estamos convencidos de nuestra propuesta para Cataluña y España» ha explicado el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa.

Sánchez prácticamente abrirá también la campaña en Cataluña este miércoles, con un acto en Viladecans anunciado también hoy por sorpresa por Illa, aprovechando un día dedicado inicialmente por el presidente en funciones a una cumbre europea. El PSOE, que ha negado en los últimos días especial incidencia a la crisis catalana en sus expectativas electorales, desmiente así esas tesis y sitúa a Cataluña en el centro de su campaña.

Críticas del constitucionalismo

El anuncio de los socialistas llega después de un nuevo fin de semana de incidentes en Barcelona, al que el constitucionalismo respondió ayer con una masiva manifestación en el centro de la capital catalana, en la que los representantes socialistas -Josep Borrell y José Luis Ábalos- fueron abucheados por una parte del público.

El cambio de programación se produce además cuando las encuestas de diversos medios vuelven a dar al PSOE un nuevo descenso en sus expectativas electorales, frente al crecimiento de PP y Vox que podría dar la mayoría parlamentaria al bloque de derecha, pese al descalabro de Cs.

Un escenario que desmienten desde el PSOE y que hoy ha cuestionado también el número dos del PSC, convencido de que los socialistas aguantan y siguen aspirando incluso a subir en Cataluña a costa de Cs, lo que podría situarlos en 13 diputados, más cerca de una ERC que ganó en abril por 50.000 votos y que notará esta vez la competencia de la CUP.

Respuesta a Junqueras

Illa ha respondido además al líder de ERC, Oriol Junqueras, que este fin de semana ha exigido directamente a Miquel Iceta, primer secretario del PSC, que le visite en prisión «si tiene la conciencia tranquila».

«Le pedimos a Junqueras que se atreva a decidr la verdad a los catalanes, que no hay mayoría social a favor de independencia, que se atreva a decir que el proceso independentistas ha fracasado y que ha faltado empatía con al menos la mitad de los catalanes» como hace una semana reconoció Carme Forcadell.

El propio Iceta ha rechazado también la exigencia del líder de Esquerra. «Me he leído con atención su carta y me ha parecido cualquier cosa menos una invitación», ha aseverado el líder del PSC desde Montblanc (Tarragona) después de visitar zonas afectadas por el temporal de la pasada semana.