El destino de la investidura puede quedar en manos de un diputado que viajó el 10-N en las listas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) pero que a su vez es secretario general de un partido (Comunistes de Catalunya) que pertenece a Cataluña en Común (los Comuns), la formación de Ada Colau integrada en Unidas Podemos.

La vida política de Joan Josep Nuet ha sido tan advenediza que el mejor resumen es su actual situación: cargo electo de un partido y líder de otro que rivaliza con el que le da cobijo parlamentario. Nuet (Reus, 1964), un oportunista que hace 11 años rivalizaba por ser coordinador general de IU (perdió frente a Cayo Lara), podría hacer valer su antigua relación con Pablo Iglesias para facilitar la investidura de PSOE y UP en diciembre.

En 2009 peleó con Cayo Lara ser coordinador general de IU

Porque falta le puede hacer a la coalición que pretenden Pedro Sánchez e Iglesias. La pérdida del último escaño en juego durante el recuento por parte del PNV ha ido a parar al PP, esto es, un ‘no’ a la investidura. La negativa de Bildu a votar a favor o abstenerse para dicha coalición anunciada el miércoles por Arnaldo Otegi deja un sorprendente empate que podría despejar Nuet, porque a Sánchez e Iglesias les faltaría uno.

El Gobierno de coalición contará con la oposición segura de PP, Vox , Ciudadanos y Navarra Suma. Aparentemente, también de Bildu, JxC y las CUP. A favor, PSOE, UP, PNV, ¡Teruel Existe!, BNG o el PRC de Revilla. También del diputado de Nueva Canarias aliado con Coalición Canarias, Pedro Quevedo. Si ERC se abstiene, la investidura no saldría adelante. A no ser que Ana Oramas (CC) apoye la coalición. Pero si uno de ERCD vota a favor…

Si ERC se abstiene y Bildu vota en contra, Sánchez e Iglesias necesitarían un voto

Por eso será clave la decisión del secretario general de Comunistes, que en octubre de 2018 creara la plataforma Sobiranistes para fichar después, en marzo pasado, por el primer partido del independentismo catalán, ERC. Los Comuns de Ada Colau suspendieron inmediatamente de militancia a Nuet y a la ex diputada autonómica Elisenda Alamany.

Camaleónico como pocos, Nuet explicó a El Periódico que las razones de su marcha radicaban en las » dimisiones, expulsiones, abandonos» que atenazaban Cataluña en Común, llegando a tachar a los de Colau de «neocentralistas». Para justificar su enésimo regate tiró de circunloquios imposibles: «Me llaman tránsfuga para ocultar el debate político sobre lo que quieren para Catalunya porque no habría acuerdo (sic)». Localizó igualmente el inicio de su éxodo del comunismo federal a viajar en listas separatistas: «En la manifestación de Barcelona a favor de los presos compartí pancarta con el vicepresidente Pere Aragonès. Le hice un comentario, me dijo ‘de esto se podría hablar’ y en días construimos la propuesta».

Acusó de «dimisiones, expulsiones, abandonos» y de «neocentralistas» a los Comuns tras marcharse

Como el canario en la mina, a lo largo de su carrera ha sabido cuándo saltar del barco antes de que se hunda: senador, diputado nacional, diputado autonómico y ahora de vuelta al Congreso de los Diputados. Recientemente su plataforma huyó del malogrado intento de Íñigo Errejón por conformar una candidatura sólida en Cataluña.

En noviembre de 2015 enfureció a la militancia de EUiA (IU en Cataluña): el 87% de los afilliados votó que no a coaligarse con En Comú Podem. En cuestión de horas, Nuet negoció el puesto número siete por Barcelona y el uno por Tarragona. Ya por entonces se le acusaba de traiciones varias y apego al cargo remunerado. Tras las elecciones generales de diciembre de 2015, las que lanzaron a Podemos, Nuet rechazó irse con IU para formar grupo propio parlamentario. En 2016 Podemos e IU se coaligarían.

Iglesias lo alabó en 2015: «Si IU hubiera tenido a gente como Nuet…»

Nuet hizo valer su afinidad con Iglesias, quien en junio de ese mismo año había dicho de él: » Hablo con Nuet desde hace años. Si la dirección de IU hubiera tenido a gente como Nuet, otra historia habría ocurrido en IU», valoró Iglesias.

En 2012 mantuvo otra polémica con el ex coordinador de EUiA, Jordi Miralles, fallecido en 2015 tras una larga enfermedad. Miralles acusó a Nuet de haberle propuesto para ir de candidato junto a la dirigente Mercè Civit para días después «desproponerlos» sin previo aviso.

La pregunta es: si de él depende la investidura, ¿qué hará Nuet?