Política

Un exdirigente de CDC alertó a Puigdemont que Romeva le ocultaba información

Víctor Terradellas alertó al ex presidente de la Generalitat que la consejería de Exteriores que dirigía Romeva era un "desbarajuste"

Carles Puigdemont junto Raül Romeva EFE

El exsecretario de Relaciones Internacionales de CDC Víctor Terradellas, investigado en una causa sobre fraude en subvenciones, alertó en 2016 al entonces presidente catalán Carles Puigdemont de que el conseller de Exteriores Raül Romeva le ocultaba información y sólo reportaba a Oriol Junqueras.

Así consta en una carta, a la que ha tenido acceso Efe, que Terradellas remitió el 23 de junio de 2016 al entonces presidente Carles Puigdemont y al expresidente Artur Mas, en que recomendaba crear un «grupo propio para la acción exterior» coordinada desde la consellería de Presidencia, aprovechando la trayectoria internacional que él mismo había impulsado desde CDC.

Esta carta, una de las tantas que Terradellas enviaba a dirigentes de la órbita nacionalista, figura en el sumario de la causa que instruye el titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, contra una supuesta trama corrupta por la concesión fraudulenta de subvenciones a fundaciones afines a CDC.

Tras las elecciones autonómicas del 27S de 2015, en las que se impuso la candidatura conjunta de JxSí (que agrupaba a los posconvergentes y ERC), Puigdemont nombró a Raül Romeva (ERC) al frente de la consellería de Acción Exterior, con el fin internacionalizar el proceso independentista.

Terradellas, que según la Guardia Civil tenía ascendencia e influencia sobre Puigdemont, remitió una carta en junio de 2016 al entonces presidente y a Artur Mas en la que alertaba de que un excónsul de EEUU de Barcelona, Jan Hartman, le había avisado sobre el «desbarajuste» que veía en la consellería de Romeva.

«De todo lo que me contó preocupa, sobre todo, el hecho de que se esconda información al MHP Puigdemont. Que esta es una práctica continuada del departamento y que responde a directrices específicas», indicaba en la carta.

Terradellas, que en 2011 había sido nombrado secretario de relaciones Internacionales de CDC, no ahorraba críticas a la gestión en la consellería de Acción Exterior por parte de Romeva: «No hay una línea clara de trabajo ni respecto a las delegaciones ni respecto al mensaje que se quiere transmitir al exterior».

«El propio conseller se ha querido significar especialmente en las cuestiones de cooperación al desarrollo, pero lo ha hecho desde la perspectiva de ONG y no como Govern. El personal en el que ha confiado tiene una visión poco nacional del trabajo, priorizando la relación entre ciudades y no entre naciones», se quejaba.

Según el exdirigente de CDC, esta «descoordinación voluntaria» con Puigdemont por parte de Romeva -actualmente en prisión cumpliendo una condena de 12 años de cárcel por su papel en el procés-, contrastaba con su voluntad de coordinarse con el departamento de vicepresidencia, a manos del líder republicano Oriol Junqueras, «antes de compartir información con el departamento de Presidencia».

Ante esta situación, Terradellas planteaba a Puigdemont la necesidad de que se dotara de un grupo propio para la acción exterior dirigido desde el Palau de la Generalitat, «más allá de mantener el contacto y la trayectoria» que habían estado construyendo desde CDC y desde el Govern.

«Este proyecto, lo sabéis, lo tenéis en vuestras manos y está a punto para ponerse en marcha en el momento que consideréis conveniente. En todo caso, convendría adoptar medidas en relación con la deriva del departamento de Exteriores», insistía la carta.

Ese mismo día, el 23 de junio de 2016, coincidiendo con la verbena de Sant Joan, Terradellas remitió otra carta, en este caso únicamente a Artur Mas, en que le planteaba los pros y contras que consideraba que tenían los aspirantes a la secretaria general de CDC.

De la exconsellera Neus Munté advertía de que se había «desgastado» en el ámbito de la política catalana y que era una buena aspirante a liderar junto al exconseller Santi Vila una candidatura ganadora en Barcelona que hiciera «sombra» a Ada Colau.

Sobre la actual consellera de Presidència, Meritxell Budó, Terradellas resaltaba que era un perfil «absolutamente rompedor» y a la vez «fiel» a la tradición del partido. «También nos interesa su sensibilidad projudía», apuntaba el exdirigente de CDC, que se refería además a la «innegable» valía del alcalde de Igualada (Barcelona), Marc Castells, si bien le inquietaba su «talante individualista».

Terradellas era prolífico en sus cartas a dirigentes políticos, como la que envió a Mas tras su fallida investidura después de las elecciones del 27-S, en las que le proponía la «acción heroica» de ceder la presidencia a Carles Puigdemont.

También planteó una «tercera vía» para eludir el debate sobre una candidatura conjunta de CDC y ERC en unas eventuales elecciones generales, promoviendo una candidatura unitaria surgida desde la sociedad civil y liderada por el exdiputado de la CUP David Fernández, lo que les permitiría «desactivar» el «boicot» de ERC y situar «en puestos de privilegio» de la lista a nombres de CDC.

En el sumario figuran las agendas y libretas incautadas al cargo de CDC investigado, en una de las cuales constan anotaciones manuscritas referentes a la empresa privada norteamericana Dyncorp -contratada por el Gobierno de Estados Unidos en varias misiones internacionales para desplegar militares-, unido a conceptos relacionados con la seguridad, la defensa o la geopolítica.

Concretamente, las notas manuscritas establecen una clasificación por «departamentos» -seguridad y defensa, diplomacia, derecho y tratados internacionales, geopolítica, estrategia y asuntos de Estado-, bajo los que se incluye, sin más comentarios, el nombre «Dyncorp», en mayúsculas.

Comentar ()