La carta que ha enviado Pedro Sánchez a los militantes del PSOE para ratificar el acuerdo con Podemos no menciona a Cataluña.

«En estas elecciones del 10 de noviembre hemos sido de nuevo la fuerza más votada a nivel nacional. Pero lo hemos sido, también, en diez de las diecisiete comunidades autónomas. Y hemos obtenido representación parlamentaria en las 50 circunscripciones provinciales, un logro inimaginable para las restantes fuerzas políticas», arranca el secretario general del PSOE para lograr ratificar el acuerdo con Podemos el próximo 23 de noviembre.

Sánchez trata de convencer a los militantes afirmando que «somos la esperanza progresista para millones de personas que contemplan con preocupación el auge de la ultraderecha, fortalecida por unas derechas que se acobardan ante sus mensajes de odio y que se abrazaron a ella en gobiernos autonómicos y municipales cada vez más retrógrados».

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Sobre el pacto con Iglesias, sostiene que «el acuerdo resulta imprescindible a la vista del resultado electoral. Y el acuerdo ha sido posible cuando una y otra parte nos hemos convencido plenamente. Ahora, ambos tenemos las garantías que necesitábamos».

Sánchez afirma que se ha tomado «el único camino real para evitar el bloqueo» y ha señalado que ese pacto con el partido de Pablo Iglesias «ha sido posible cuando una y otra parte nos hemos convencido plenamente».

«Ahora, ambos tenemos las garantías que necesitábamos», dice Sánchez, que señala que para Unidas Podemos «era crucial participar en el Consejo de Ministros» y «para el PSOE era condición indispensable garantizar un único gobierno cohesionado, basado en la lealtad y la solidaridad gubernamental», especialmente en «los asuntos económicos y territoriales capitales», cuestiones que considera recogidas en el preacuerdo, informa Efe.

Según Sánchez, un gobierno de PSOE y Unidas Podemos es «el que puede dar mejores respuestas a los problemas nacionales» y «el único capaz de romper el ciclo interminable de elecciones y bloqueos sucesivos que arrastramos desde hace cuatro años».

Para Sánchez, no basta con superar la investidura, sino que es necesario «ensanchar las bases del acuerdo para contar con una mayoría sólida a lo largo de toda la legislatura».

Añade que ahora va a apelar al resto de fuerzas parlamentarias, especialmente a aquellas que «comparten los valores de progreso», para que contribuyan a «buscar soluciones donde otros se empeñan en poner obstáculos».

Pide el voto favorable a la militancia el próximo 23 de noviembre para consolidar «un gobierno progresista, un gobierno socialista, que no se conforma con administrar lo existente. Tiene metas mucho más ambiciosas, como mejorar la vida de las mayorías y construir un país más justo y solidario», estructura de país en la que Sánchez no cita el problema de Cataluña.