Primeras curvas en la negociación entre ERC y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez. La clave está en la Mesa. El PSOE habla de Mesa de partidos y ERC le corrige: «Las condiciones son muy claras, el diálogo tiene que ser entre gobiernos, entre iguales».

José Zaragoza, diputado del PSC en el Congreso, se ha mostrado convencido este sábado de que «se está trabajando en la buena línea» y de que hay posibilidades de desbloquear la situación de cara a la negociación de la investidura. No obstante, su referencia a «una Mesa de partidos» -no de gobiernos- en una entrevista en Catalunya Radio no ha pasado desapercibida.

Sergi Sabrià, presidente del ERC en el Parlament, asegura que a Zaragoza «lo han cogido dormido y ha confundido la negociación de ahora con la Mesa de gobiernos», y añade que «las condiciones son muy claras: el diálogo es entre gobiernos, entre iguales».

«Es obvio que buscar una solución política para Cataluña no es un diálogo que se pueda emprender entre partidos, sino que se hace entre gobiernos. Aquí y en todas partes del mundo. La primera condición es que debe ser una negociación entre iguales. Es decir, entre el gobierno de Cataluña y el gobierno del Estado», ha querido dejar claro Sabriá. Es más, ha añadido que «por un tema institucional» quien debe liderarla es Quim Torra.

Sin embargo, Sabriá no considera imprescindible la participación de Carles Puigdemont ni de Oriol Junqueras.

Sin condiciones sobre los asuntos a tratar

También ha insistido en lo mismo la portavoz de ERC, Marta Vilalta. Ha afirmado que la mesa de diálogo para resolver el conflicto catalán que han planteado al PSOE como requisito para permitir la investidura del presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista Pedro Sánchez tiene que ser «entre iguales, y eso quiere decir entre gobiernos» y sin condiciones sobre los asuntos a tratar.

«Tenemos muy claro cómo podemos contribuir a encontrar esa solución democrática. Creemos que tiene que pasar por el reconocimiento por parte del PSOE y del Estado español de que aquí hay un conflicto político» que debe resolverse por la vía democrática, ha declarado a la prensa antes de la asamblea anual de mujeres del partido.

Este «malentendido» lo adelantaba ya La Vanguardia, donde recogían que los republicanos consideraban que en el PSOE no habían entendido los requisitos: “No se está pidiendo una mesa de partidos, sino una de negociación entre iguales, es decir, entre gobiernos, que son los máximos representantes del pueblo”. “Si no hay una mesa como la que planteamos, el voto de ERC será no”.