Política

El PSOE cede y ofrecerá a ERC una mesa para el diálogo sobre Cataluña

Adriana Lastra y Gabriel Rufián, este martes en el Congreso.

Adriana Lastra y Gabriel Rufián, este martes en el Congreso. EFE

El PSOE es optimista sobre las posibilidades de lograr la abstención de los trece diputados de Esquerra Republicana de Cataluña en la investidura de Pedro Sánchez. Con ese objetivo, los socialistas preparan una propuesta concreta de diálogo con el independentismo que encaje en la condición para negociar con el PSOE que plantea en la consulta a sus bases, y que no se salga del compromiso del candidato socialista de hablar «dentro de la ley y de la Constitución».

«¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?». Con esta pregunta ambigua, los dirigentes independentistas esperan conseguir el aval de sus militantes a una negociación con el PSOE que no pueda utilizarse en su contra por parte del JxCat en una virtual campaña electoral autonómica, en la que ambas fuerzas pelearán por ser primera fuerza independentista en el Parlament.

Por este motivo, Esquerra Republicana ya ha advertido no apoyará la investidura de Sánchez con su abstención sin un gesto concreto y evaluable de los socialistas antes de la votación. Este es el mensaje que se deriva de la consulta a la militancia programada por los republicanos para el próximo lunes, con una pregunta tan abierta como alambicada, que permitirá a la dirección de ERC justificar tanto un sí como un no a Pedro Sánchez llegado el momento. La clave, sin embargo, está definida en esa pregunta: rechazar la investidura «si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación».

El PSOE quiere facilitar esa premisa con una propuesta de negociación que incluya mesa de partidos y que baraja, incluso, la posibilidad de recuperar la figura del relator que se frustró en febrero dando lugar a que ERC tumbara los Presupuestos y Sánchez convocara elecciones para abril. Igual que ERC con su consulta, Sánchez también ha acotado los límites de esa negociación en su acuerdo de gobierno con Podemos.

«El Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles», asegura el documento firmado por Sánchez y Pablo Iglesias.

En una reunión mantenida este jueves por los portavoces parlamentarios de ambos grupos, Adriana Lastra y Gabriel Rufián han cerrado los miembros de los equipos negociadores encargados de la negociación para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Por parte de los socialistas negociarán Lastra, también vicesecretaria general del PSOE; el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, y el tercer miembro será o el secretario del organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, o la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

El equipo de ERC estará formado por Rufián, la portavoz y secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, y el presidente del Consell Nacional del partido, Josep Maria Jové, que fue el número 2 de Oriol Junqueras en la Conselleria de Economía.

Ambas formaciones se reunieron por primera vez la semana pasada y Rufián trasladó a Lastra que votarán que ‘no’ a la investidura mientras el PSOE no dé muestras de que priorizará la vía política para afrontar el conflicto catalán, aunque se emplazaron a seguir manteniendo contactos.

Los republicanos han insistido en la necesidad de esa «mesa de negociación» a la que se han referido tanto el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, como la portavoz, Marta Vilalta. Una reclamación que remite al encuentro de Pedro Sánchez y Quim Torra en Pedralbes, en diciembre de 2018, que se ha convertido también en referente de las exigencias de JxCat. ERC no llega a la concreción del partido de Carles Puigdemont, pero plantea la necesidad de una mesa de negociación que consideran al alcance del PSOE y les permitiría intentar arrastrar a JxCat a ese consenso.

Comentar ()