El diputado de mayor edad del Parlamento, el socialista burgalés Agustín Javier Zamarrón Moreno, de 73 años, ha iniciado el discurso de inauguración de la constitución de las Cortes de la XIV Legislatura con un gesto un tanto inusual: poniéndose en pie para pedir perdón al «pueblo español» en nombre del Parlamento.

«Pido perdón al pueblo español por el incumplimiento en la anterior legislatura del mandato de otorgar gobierno a la nación», ha dicho Zamarrón, uno de los grandes protagonistas de la anterior sesión constitutiva por sus comentarios entre irónicos y ampulosos y su parecido a Ramón María del Valle-Inclán.

A su llegada a la Cámara Baja, Zamarrón advertía de que «el día de hoy va a ser agotador» porque «hay cuatro votaciones» y «yo estoy cojo». «Estoy cojo, como el resto del Parlamento, unos inválidos y otros cojos», ha señalado a los medios de comunicación antes de asistir a la reunión interna del Grupo Parlamentario Socialista en la que intervenía a puerta cerrada el presidente del Gobierno en funciones y líder de PSOE, Pedro Sánchez.

Como diputado de mayor edad, a Zamarrón Moreno le ha tocado volver a presidir la sesión constitutiva tan sólo seis meses después de la anterior, en la que se volverá a elegir a la socialista Meritxell Batet como presidenta del Congreso y se votará al resto de miembros de la Mesa del Congreso.

La duda de la jornada será si Vox entra o no en el órgano rector de la Cámara, así como en las ‘coletillas’ para acatar la Constitución que utilizarán los diputados electos, paso previo para asumir su condición de parlamentario.