Con cuentagotas ha ido dibujándose en los medios en las últimas semanas el esqueleto del que será el primer Gobierno de coalición de la historia entre PSOE y Unidas Podemos, siempre que ERC lo permita. A grandes rasgos y a falta de la comunicación oficial, se sabe que habrá una Vicepresidencia para Pablo Iglesias, y tres o cuatro ministerios. Uno de ellos será Igualdad, el resto está por confirmar pero se manejan carteras como Trabajo o Universidades y sus destinatarios serán -seguro- Irene Montero, un catalán o catalana designado por En Comú-Podem y -menos seguro- Yolanda Díaz o Alberto Garzón.

El último de los nombres que suena para ocupar un puesto destacado en el nuevo Ejecutivo es el de Ione Belarra (Pamplona, 1987). La portavoz adjunta en el Congreso de los Diputados, diputada desde enero de 2016, es una mujer de la máxima confianza de la dirección morada.

Belarra es una de las caras visibles de Podemos y ha sonado como portavoz

Portavoces ni confirman ni desmienten, pero son varias fuentes las que apuntan que Belarra ocupará un cargo importante en el Gobierno de coalición, si es que se supera el trámite de la investidura. Psicóloga, con un gran bagaje académico y laboral en cuestiones relativas a las migraciones y los derechos humanos (ha trabajado en Cruz Roja o en CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado), la iruindarra se ha destapado en el hemiciclo como oradora. En 2018 fue nombrada diputada revelación por la Asociación de Periodistas Parlamentarios.

Belarra es una de las caras visibles de Podemos y probablemente estará cerca de Pablo Iglesias e Irene Montero en el diseño gubernamental. No ha trascendido el puesto (una Secretaría de Estado o General, alguna oficina de postín), pero su nombre ha llegado a sonar con fuerza como portavoz principal del grupo parlamentario, que cuenta con 35 diputados. Finalmente no será así: Iglesias y Montero quieren tenerla cerca.

Iglesias la quiere cerca

La salida de Belarra limitaría las opciones del nuevo portavoz, que no está decidido. La cúpula de Podemos quiere a alguien potente desde la tribuna y de fiar: esto último no es una cuestión baladí dado el historial de escisiones que tiene la joven formación. «Llevamos cinco años con la maquinaria de guerra, tenemos que prepararnos para la gestión», es uno de los mantras que más colean a nivel interno.

Varios medios sitúan a Pablo Echenique de portavoz. Otras fuentes amplían el abanico a Noelia Vera, con un embarazo avanzado que la impedirá estar presente en los primeros compases de la legislatura. Vera además suena como posible rival de Teresa Rodríguez para liderar Podemos en Andalucía. Esquerra Republicana de Cataluña todavía no ha comprometido su abstención, necesaria para investir a Pedro Sánchez, para el Gobierno de coalición y para que Ione Belarra pase a formar parte de esa institución.