El líder de Vox Santiago Abascal ha alertado tras la ronda de consultas con el Monarca de que un Gobierno del «Frente Popular» es una «declaración de guerra política». Y ha avanzado el voto contrario de su bancada de 52 diputados contra «cualquier Gobierno liderado por Pedro Sánchez».

Sin embargo, Abascal ha dicho que «es preferible» el Gobierno de los 221 diputados que propone Inés Arrimadas (PSOE, PP y Ciudadanos). «Votaríamos en contra igualmente», ha asegurado, «pero apoyaríamos cualquier acción tendiente a restaurar el orden constitucional en Cataluña», incluso si dicha acción la llevase a cabo Pedro Sánchez.

Algo que el presidente del partido considerado de extrema derecha considera inviable, «a no ser que se caiga del caballo Sánchez», ha ironizado. «Hemos vuelto a transmitir a Su Majestad nuestra lealtad a la Corona y al orden constitucional».

«Anomalía política»

«Que una serie de electos que se han negado a jurar la Constitución hayan accedido al acta de diputados ha tenido como consecuencia que muchos de ellos no acudan a la ronda de consultas, incumpliendo con el primer mandato, el artículo 99.1 de la Constitución», ha criticado. Luego ha tildado a Bildu o el BNG gallego de «enemigos declarados de España».

Abascal ha cargado contra la «sistemática demonización de Vox, un proceso paralelo al blanqueamiento del comunismo totalitario» y ha denunciado que Sánchez no se reúna con ellos para la ronda que el presidente del Gobierno en funciones prepara, si consigue el visto bueno de ERC. El líder de Vox ha calificado este rechazo de «anomalía política».