El pleno del Tribunal Constitucional ha acordado por unanimidad tramitar una recusación planteada por la Generalitat de Cataluña contra uno de los magistrados del Alto Tribunal, Andrés Ollero.

El Govern catalán pone en duda la imparcialidad del magistrado para debatir y votar cuestiones sobre Cataluña que han llegado al Constitucional alegando que en un voto particular de una sentencia sobre el Código Civil Catalán, Ollero utilizó la palabra «supremacistas» para referirse a los catalanes, según adelantó este miércoles el diario El Mundo.

El Pleno del Tribunal Constitucional ha acordado por unanimidad este miércoles, según se recoge en una providencia dictada esta mañana, admitir a trámite la recusación planteada por el Gobierno catalán.

El incidente de recusación afecta a cinco procesos donde la Generalitat es parte y ahora tanto ésta como el magistrado Ollero tienen tres días para presentar las alegaciones que consideren convenientes.

En la pieza separada de recusación que se ha abierto, están recogidos los siguientes procesos en los que el Govern considera que Ollero no puede tomar partido: tres recursos de inconstitucionalidad promovidos por el Gobierno contra tres leyes de la Generalitat del año 2017 relativas al Código Tributario de Cataluña, la Agencia catalana de Protección Social y el Comercio, servicios y ferias; un Conflicto Positivo de Competencias sobre determinados artículos del Reglamento de Adopción Internacional y, por último, un Conflicto Positivo de Competencias sobre el acuerdo del Gobierno de la Generalitat que aprobó el plan estratégico de acción exterior y relaciones con la Unión Europea.