La denuncia pública llegaba este martes de parte del portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Paco Sierra, acompañado de un documento de vídeo. Un miembro de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) agredía a un militante de Ciudadanos en el pleno de diciembre del distrito de Les Corts (Barcelona), en un incidente que alcanzó «cotas de violencia y agresividad nunca vistas», según relatan algunos de los presentes.

«Fue un momento de máxima tensión», afirma la consellera de Cs en el distrito, Sonia Reina. Con el pleno ya iniciado, una veintena de personas irrumpieron en la sala con pancartas a favor de la República catalana y de la libertad de los ‘presos políticos’ por la sentencia del procés, que proferían «toda clase de consignas e insultos a los presentes» desde las últimas filas.

Pese a la aparente espontaneidad del momento, las fuentes consultadas coinciden en el punto de que la irrupción de los CDR «ya estaba orquestada y programada». «Ya nos avisaron de que la iban a liar», señala el portavoz de la formación liberal. ¿El motivo? Protestar por la denuncia que Ciudadanos había presentado ante los Mossos d’Esquadra después de que un grupo de CDR asaltase la sede de Les Corts para robar la bandera de España -el pleno había aprobado la retirada de un lazo amarillo y su sustitución por la enseña nacional- que lucía en la fachada, y cambiarla por una estelada. «Fui yo misma quien puso la denuncia», asegura la consellera en conversación con El Independiente.

La tensión fue poco a poco apoderándose de la sala. Sierra, que presidía el pleno, asegura que llamó «varias veces al orden» a los presentes y que, ante la imposibilidad de continuar la sesión por los «continuos gritos de ‘fascista, fascista'», decidió llamar a la Guardia Urbana para que desalojara a los radicales que «habían conseguido acceder sin identificarse».

Fue entonces cuando los independentistas se levantaron y plantaron la pancarta que llevaban en mitad de la sala. Al grupo de CDR le siguió un joven militante de la formación liberal, Marc, que grababa todo lo que sucedía. «Vi a uno de ellos increpando y encarándose con Marc, que retrocedía mientras éste le insultaba, le empujaba y le apartaba el móvil», relata Reina.

Es todo lo que se ve en el vídeo, pero hubo más. La tensión se intensificó, las amenazas y los insultos fueron en aumento y «mi intención fue ponerme en medio de ambos», sigue Reina. Fue entonces cuando vio que la comitiva independentista comenzó a «rodear» e intimidar al joven.

«Hubo un empujón y un forcejeo», continúa la consellera, mientras que el militante naranja «no se achantó» frente a un agresor que «estaba completamente fuera de sí». Sierra ratifica la versión de su compañera, asegurando que la situación «no fue a más» porque en ese momento la Guardia Urbana intervino y les separó mientras el resto seguían increpando, hasta que finalmente los desalojaron. «Tuvimos miedo por nosotros y por Marc. No sé lo que hubiese pasado, pero no pasó nada más porque intervinieron las fuerzas de seguridad», zanja la dirigente.

Según el relato de la formación política, no es la primera vez que los independentistas interrumpen el «desarrollo normal» de las sesiones del distrito para evidenciar sus tesis, pero ambos coinciden en que «nunca habían llegado a estos extremos». Diferentes dirigentes del partido han condenado lo sucedido en sus redes sociales, como la diputada Carina Mejías o el dirigente valenciano Toni Cantó. «No nos van a achantar, vamos a estar siempre de frente contra los violentos», subraya la consellera.

Viejo conocido de Cs

No es la primera vez que dirigentes de Ciudadanos se cruzan con el CDR que agredió al militante de Ciudadanos en el pleno de Les Corts. Según relata la consellera, el agresor estaba presente el día que Inés Arrimadas sufrió un escrache cuando acudió a votar a su colegio electoral el pasado 10 de noviembre, lugar en el que también estaba Marc.

«Le reconocí de inmediato», asegura Sonia Reina, que vio como el independentista se dirigió al joven directamente para amenazarle: «le dijo ‘yo a ti ya te he visto, te conozco’, como diciendo ‘ojo, que sé quien eres y cuando te vea en la calle no te van a proteger'», subraya.

Por el momento, desde Ciudadanos no se plantean denunciar ni presentar acciones legales contra el grupo de CDR a decisión de la víctima porque «no hubo lesión como tal», pero «abriremos las diligencias necesarias para evitar que esto vuelva a suceder».