Política

Tsunami pierde credibilidad ante el independentismo tras el fracaso del Clásico

La plataforma radical considera que la convocatoria no fue un fracaso y asegura que los Mossos evitaron la "gran acción" en el Camp Nou

logo
Tsunami pierde credibilidad ante el independentismo tras el fracaso del Clásico

Pancartas de Tsunami durante el FC Barcelona - Real Madrid. EFE

Resumen:

«Ahora toca pedir perdón a las miles de personas de buena fe que habéis engatusado para venir cuatro horas antes del partido para perder el tiempo». Estas palabras, pronunciadas por el ex secretario nacional de la ANC, Adrià Alsina, representan el enfado de una multitud de seguidores de Tsunami Democràtic tras el ‘pinchazo’ en el ‘Clásico’, donde la acción que llevó a cabo la plataforma independentista quedó reducida al despliegue de pancartas y el lanzamiento de pelotas hinchables, retiradas a los pocos minutos.

Fue la propia Tsunami la que puso en el punto de mira el partido en el Camp Nou entre el FC Barcelona y el Real Madrid. No había mejor escenario para lanzar su mensaje: ‘Spain, sit and talk’. El partido se iba a jugar inicialmente el 26 de octubre, pero la proximidad de la fecha con los disturbios que sacudieron a la ciudad catalana tras la publicación de la sentencia del procés obligó a posponerlo a este miércoles 18.

La plataforma, sin embargo, no concretaba en que consistía la protesta y se hablaba de un boicot para cancelar el partido. No fue así. De hecho, el partido se jugó con total normalidad y la proclama independentista quedó en un segundo plano tras el empate a 0 entre los dos equipos.

Y es que a primera hora de la tarde la plataforma lanzó un comunicado llamando a la «no violencia» y explicando a sus seguidores que era «imprescindible» no responder a la violencia de los agentes de seguridad (sí se daba el caso) y no provocar la cancelación del partido. Estos primeros comunicados ya enfadaron a Arran, los ‘cachorros’ de la CUP, que no entendían eso de no responder a la violencia. «Ni pasividad ni indefensión», reclamaban.

Pero quedaban horas por delante. No se sabía que preparaba Tsunami más allá de sus pancartas azules con su eslogan y ciertos rumores sobre lo que arrojarían al terreno de juego. Justo antes de arrancar el encuentro, la plataforma aseguró que lo que venía por delante era una segunda fase más compleja. Pero se sucedieron las pancartas, las esteladas y el lanzamiento de pelotas, mientras que la violencia se desató en los exteriores del estadio entre radicales independentistas y los Boixos Nois.

El ‘pinchazo’ de Tsunami, del que esperaban más acciones reivindicativas tras su campaña de propaganda, se pudo constatar en su cuenta de Twitter. Ahí, simpatizantes secesionistas castigaron a la plataforma: «Cuatro putas pancartas… Todavía no me lo creo. ¡El mundo nos ha mirado! ¿Y ahora qué?», respondió un usuario. «Ha sido un día de hacer el primo, porque es que lo habéis hecho, hasta esta hora al menos; pero hombre, lo del Prat estuvo guapo. Una bien, otra mal. La siguiente seguro que os sale mejor», ironizó otro.

Tsunami niega el fracaso

Tsunami Democràtic negó su fracaso y justificó su inacción asegurando que el gran despliegue de los Mossos, que contaba con miles de agentes sobre el terreno, impidió una «gran acción», según Europa Press. La plataforma no quiso poner excusas: «La gente no ha fallado y sigue teniendo claro que esto continúa mientras no haya autodeterminación, derechos y libertad».

Según explicaron, la primera fase consistía en el acaparamiento del foco mediático y el lema ‘Spain, sit and talk’, para dejar en evidencia al Estado. La segunda fase era que el mensaje ‘Spain, sit and talk’ estuviera presente en el campo y en las gradas: «Dos grandes pancartas, centenares de miles de personas con cartulinas y decenas de lanzadores de pelotas amarillas han hecho ver y oír el lema en todo el mundo, a pesar de la censura», detallaron.

Comentar ()