Ha sido el último eclipse solar de la década. La Luna ha pasado por delante del Sol y se ha interpuesto entre la estrella y el planeta, provocando un eclipse anular visible, principalmente, desde Asia. El fenómeno no ha resultado visible desde España.

El eclipse ha dejado imágenes espectaculares en países como India, Myanmar, Camboya y las naciones del golfo, donde la población local se ha concentrado en la calle para ver el fenómeno y, en algunos casos, rezar durante el mismo.