El juez belga encargado de decidir si entregaba al ex presidente catalán Carles Puigdemont a España en respuesta a la orden de detención del juez del Supremo Pablo Llarena ha decidido dejarla en suspenso. También la del ex conseller fugado Toni Comín.

Por medio de un auto entregado a las partes este jueves, el juez ha fallado que mientras gocen de la inmunidad parlamentaria reconocida en sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del pasado 19 de diciembre relativa a Oriol Junqueras y extensible a ellos, no se procederá a entregarles a la justicia española. Precisamente la Fiscalía del Tribunal Supremo en el escrito remitido al juez Pablo Llarena el pasado 23 de diciembre, solicitó que se mantuviera la orden europea de detención contra Puigdemont, aunque dejando «sin efecto los plazos para la resolución de la entrega hasta tanto el Parlamento Europeo decida sobre tal petición».

Tanto Puigdemont como Comín están reclamados por los delitos de sedición y malversación por los que ya están procesados, los mismos por los que fue condenado el ex vicepresidente catalán Junqueras y el resto de líderes del procés.

El magistrado belga deja en suspenso así la euroorden que reactivó el juez Pablo Llarena el pasado 14 de octubre después de que el Tribunal Supremo dictara la sentencia del procés, según confirman fuentes de la defensa del ex presidente catalán a El Independiente.

Tres días después de emitirse la euroorden, Carles Puigdemont se personó en las dependencias de la Policía belga, que lo puso a disposición de la Fiscalía de dicho país, que apoyó su entrega a España.

Dos vistas de entrega

El juez de primera instancia le dejó en libertad sin fianza con la condición de que estuviera «siempre localizable». Ante dicho juez se han celebrado dos vistas de entrega que han quedado pospuestas. La primera, porque el juez aceptó la petición de la defensa de Puigdemont de retrasarla. La segunda, a la espera de lo que dictara la sentencia del TJUE sobre la inmunidad de Junqueras aplicable al resto de eurodiputados. Estaba previsto que la vista se celebrara finalmente el día 13 de febrero, pero el juez se ha adelantado con su auto.

Puesto que dicha sentencia reconoció la inmunidad parlamentaria y de desplazamiento de Puigdemont y Comín y el Parlamento Europeo les entregó unas credenciales provisionales con las que han podido acudir ya a la Eurocámara, el juez ha decidido desactivar el procedimiento de entrega contra ellos.

La postura de Llarena

El instructor del procés Pablo Llarena valoró, como adelantó El Independiente, retirar la euroorden contra Puigdemont y mantener únicamente la orden nacional de detención contra él tras conocer el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El juez pidió a las partes personadas en la causa (Abogacía, acusaciones y defensa) que se pronunciaran sobre qué debía hacer con los fugados que habían resultado elegidos eurodiputados y a los que se reconoció la inmunidad. La Fiscalía pronto presentó sus alegaciones a favor de que se mantuviera la euroorden contra el ex presidente y se pidiera al Parlamento Europeo su inhabilitación.

Ahora, el Tribunal Supremo puede dirigir el denominado suplicatorio al Parlamento Europeo, en el que puede solicitar que se retire la inmunidad a Carles Puigdemont y Toni Comín alegando que están siendo perseguidos por la Justicia española y procesados por graves delitos.