Jaume Asens, portavoz de En Comú Podem y hombre clave en la negociación entre el PSOE y ERC que facilitó la coalición de Gobierno, ha cuestionado directamente el papel del Tribunal Constitucional en el desafío independentista de Cataluña.

En concreto, y con relación a una futura consulta en Cataluña sobre los acuerdos a los que lleguen el Gobierno nacional y el catalán en la mesa de diálogo que debe constituirse, Asens ha dicho que «el Tribunal Constitucional tiene algo que decir al respecto». Ha apuntado, en este sentido, que «con la actual composición» de este Tribunal «será muy difícil avanzar», dado que en una de sus sentencias este Tribunal fue «muy restrictivo» en relación al «derecho a decidir». «Creo que hay base legal para poderla hacer (la consulta), pero puede ser que el TC quiera impedir esta opción (…) Con este TC será muy difícil avanzar en términos profundos», ha indicado.

Asens ha pedido este miércoles no caer «en la épica o en un optimismo excesivo» porque los avances que puedan alcanzarse con relación a la crisis catalana pueden ser entorpecidos por «el brazo judicial de la derecha», informa Efe.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Asens ha avisado: «Hay un ambiente de optimismo y expectación, pero tampoco debemos caer en la épica o en un optimismo excesivo. Habrá grandes cambios estructurales que será muy difícil hacerlos. Tendremos a la derecha, con su brazo judicial, totalmente movilizada».

El portavoz de En Comú Podem cree que es hora de prepararse para «una gran guerra judicial con la derecha y su brazo judicial»

El líder de los comunes en el Congreso ha alabado asimismo la «valentía» de ERC y PSOE, que ha permitido «un salto gigante» en el «conflicto» catalán que, sin embargo, «viene de lejos y va para largo», pues «no hay soluciones mágicas ni recetas fáciles».

Por otra parte, Asens ha cuestionado que el Tribunal Supremo sea ahora competente para pedir el suplicatorio al Parlamento Europeo para que Carles Puigdemont y Toni Comín pierdan su inmunidad parlamentaria, ya que ha apuntado que los ahora europarlamentarios han renunciado a su acta de diputado en el Parlament, por lo que ya no deben tratarse como aforados.

Preguntado sobre el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como nueva fiscal general del Estado, Asens ha dicho «entender» las críticas y ha admitido que esta puede ser «una decisión poco estética».

Ha pedido, a pesar de ello, abandonar toda «ingenuidad» y ha alertado de que es hora de prepararse para «una gran guerra judicial con la derecha y su brazo judicial», por lo que ve acertado que Delgado ocupe a partir de ahora esta posición.