Política

La entrevista de Rufián a Arcadi Espada: “Vox no es golpista, ERC sí”

«¿Qué opinas de Vox?» pregunta Gabriel Rufián. «Lo mismo que de Esquerra» responde Arcadi Espada. Es la última edición de La Fábrica, el canal de entrevistas de Rufián en YouTube, por el que esta semana pasa el periodista y autor de «Contra Cataluña«, al que presenta como «el invitado con el que tengo menos cosas en común». Durante la entrevista Espada desgrana sin tapujos todas sus críticas al independentismo, denuncia la xenofobia en su opinión inherente al catalanismo. Pero denuncia también la sentencia del procés y, sobre todo, las negociaciones del PSOE con Esquerra.

Vox es «un partido nacionalista, hace del nacionalismo su bandera y por tanto merece todo mi desprecio político» argumenta Espada, «pero hay diferencia entre Vox y Esquerra, Vox no ha participado en ninguna operación golpista y ERC sí». Asegura que pese a su desprecio por el nacionalismo no ilegalizaría a ERC, «no se puede ilegalizar ideas», pero deja claro que «si fuera el presidente del gobierno no negociaría con ellos».

No oculta el periodista que, cuando se grabó el programa, Rufián estaba participando en las negociaciones con el PSOE por la investidura de Pedro Sánchez, aunque el dirigente republicano obvia esta cuestión y no menciona en ningún momento la formación del gobierno de coalición con Podemos. Y su principal crítica a Sánchez es la de negociar precisamente con Esquerra los apoyos a su investidura, pese al «golpe a la democracia» protagonizado por este partido en 2017.

Negociación con el PSOE

«Lo que está fuera de cualquier norma es que no hayan recibido el castigo político merecido y que ese castigo además no haya sido la base del castigo penal correspondiente» se lamenta Espada refiriéndose a los independentistas. «Tú vienes de negociar con un gobierno la próxima investidura del presidente español, y tú perteneces a un partido que tiene a su líder encarcelado por delitos gravísimos de sedición, por alzarse contra la democracia y poner a este país al borde de la crisis institucional más absoluta que ha habido».

Junqueras «no solo no ha pedido perdón y no se ha arrepentido, sino que el partido no ha desautorizado a su líder, sigue insistiendo en la unilateralidad y en la posibilidad de que fuera de la ley haya algún resquicio para implantar un estado de derecho» se lamenta Espada.

Rufián evita el debate, pero argumenta los dos millones de votantes que siguen fieles al independentismo para preguntarse «cómo se soluciona» el conflicto, porque «esos dos millones de personas no van a desaparecer». Un extremo que rechaza el periodista. «Uno de los mitos catalanes más exitosos pero falsos era la unidad civil de Cataluña. Hay una pulsión xenófoba muy intensa, que se manifiesta mucho antes del franquismo y la república, y está en la matriz del propio catalanismo político. Hay una porción de xenófobos en Cataluña que no quieren vivir con el resto de españoles, qué vamos a hacerle».

Reconoce Espada que los partidos nacionalistas viven un momento de éxito electoral ratificado en el «centenar de nacionalistas» que pueblan el nuevo Congreso de los Diputados. Pero sostiene que, pese a ello, el Estado derrotó al independentismo el 1-O, usando «una diezmillonésima parte de su fuerza legitima» para «decirles a los independentistas: salirse de la ley cuesta esto». Aunque también tacha de «ridícula» la sentencia del procés.

«Según el parecer pintoresco de los jueces, proclamaron la independencia para negociar la proclamación de la independencia. Es tan grotesco el razonamiento que entiendo a los independentistas que critican la sentencia por el desarrollo de los hechos que hace el tribunal. Tienen parte de razón, ¿cómo enviar a la gente a la cárcel por soñar?».

Jordi Pujol y Messi

Jordi Pujol ofrece un punto de encuentro a Rufián y Espada. Ambos han sido inmisericordes con las críticas a la corrupción del pujolismo. Aunque el republicano no pueda compartir que el nacionalismo convergente sea también el origen del procés.

De hecho, Rufián recupera otra idea lanzada por Espada, la de la responsabilidad de Leo Messi en el proceso independentista, para esquivar esa paternidad. Y el propio Espada se arroga la paternidad de la idea, pero advierte que también Pep Guardiola ha especulado con la responsabilidad de los éxitos del Barça en la eclosión independentista, «aunque sin mencionar a Messi, claro».

«El banderín de enganche del procés fueron los éxitos inusitados del FCB, provocó un estado de euforia colectiva», explica Espada. «Había mucha gente convencida de que ganar la independencia era como ganar la Champions y eso fue posible gracias al mejor jugador de futbol que ha habido que es Messi; llevó a un estado de felicidad peligrosísimo a buena parte de la población de Cataluña».

Pese a la confrontación, Espada ofrece a Rufián una puerta a la esperanza: el independentismo perdió por precipitación, asegura, preocupado porque hay muchos españoles «a favor de que la soberanía española se fragmente, porque el catalanismo ha convencido a los españoles de que eso puede ser».

El catalanismo «debía haber tenido un poco más de paciencia, se trataba de que todos los márgenes de la podemia cuajaran, si hasta el PSC estaba a favor del derecho a decidir en la época de Pere Navarro, os faltaba poco». Eso sí, la entrevista la concluye con un «Viva España» en el que, como pronostica Rufián, se queda solo.

Comentar ()