El PP ha calificado este lunes de «extrema frivolidad de la extrema izquierda» que la futura delegada del Gobierno para la Violencia de Género Victoria Rosell haya sugerido la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución al Gobierno de Murcia si sigue adelante con el conocido ‘pin parental’, una medida que impulsa Vox para que los padres puedan vetar las actividades que se realicen en las aulas dentro de las actividades complementarias por parte de personal ajeno al docente.

«¿Pero qué broma es esta? La delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, propone aplicar el 155 en Murcia. Extrema frivolidad de la extrema izquierda», ha asegurado el PP que dirige Pablo Casado en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, que ha recogido Europa Press.

En concreto, Rosell -que todavía sigue siendo diputada de Podemos- ha afirmado en la Cadena Ser: «Hay unos cauces jurídicos que pueden ser no necesariamente judiciales sino incluso administrativos de requerimiento para que cumpla la obligación, imagínese, incuso de un 155 en Murcia, porque se niega a tratar a todo su alumnado por igual, o a garantizar los derechos de las personas más vulnerables».

No obstante, poco después Rosell ha aclarado después en un mensaje de su cuenta de Twitter que este planteamiento no era una propuesta sino una «ironía», para comparar el comportamiento de PP, Ciudadanos y Vox a este respecto con la desobediencia del Gobierno catalán. «La frase empieza ‘¿se imaginan?’ y termina con una carcajada. Se llama ironía. Lo de enfrente, manipulación», ha afirmado.

Cascada de reacciones en las filas del PP

Las palabras de Rosell han provocado una cascada de reacciones en las filas del PP, empezando por el secretario general del partido, Teodoro García Egea, que ha señalado en su cuenta de Twitter: «Para Pedro Sánchez es más grave ser murciano que ser condenado por desobediencia o estar encarcelado por intentar un golpe al Estado».

El senador canario del Partido Popular Sergio Ramos también ha criticado las palabras de Rosell y apuntando a un posible 155 en Murcia. «Ya nos hemos vuelto locos del todo. Suma y sigue…», ha enfatizado, para añadir que Pedro Sánchez habló de «la desjudicialización de la política» y la situación «se les está yendo de las manos».

La diputada valenciana y presidenta del Comité Electoral del PP, Belén Hoyo, considera que las palabras de Rosell son «las consecuencias de que el PSOE haya instalado a la extrema izquierda en el Gobierno español».

Por su parte, la exalcaladesa de Ciudad Real y diputada nacional por esa provincia, Rosa Romero, ha indicado que la violencia de género es un tema «lo suficientemente importante» para que Rosell «se ponga a jugar ideológicamente con las administraciones». «Ante un inicio de 2020 negro por los tres casos, pónganse a trabajar, hay mujeres en peligro», le ha espetado.