La cuenta oficial de Vox en Twitter lleva 24 horas silenciada. Así lo ha denunciado el vicesecretario de Comunicación de la formación, Manuel Mariscal, a través de la misma red social, algo que califican de «censura» contra el partido.

A través de un hilo, Mariscal ha explicado los motivos por los que Twitter les ha silenciado la cuenta, que cuenta con más de 380.000 seguidores. El bloqueo se produjo después de que la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, calificase a los de Santiago Abascal de «retrógrados» por la polémica medida del pin parental, a lo que Vox repondió acusando al PSOE de «promover la pederastia». «Lo que no soportamos es que os metáis en nuestra casa y nos digáis cómo tenemos que vivir y cómo tenemos que educar a nuestros hijos. Y menos aún que con el dinero público promováis la pederastia», decía el mensaje.

Mariscal explica que, acto seguido, Twitter les notificó de la suspensión de la cuenta, advirtiéndoles de que no podrían publicar tuits por haber infringido las normas, alegando «incitación al odio».

Notificación de Twitter a Vox por infringir las normas de la red social. TWITTER

El también diputado nacional de Vox por Toledo asegura que se pusieron en contacto con la red social para conocer en qué momento habían incitado al odio en la red social, a lo que la compañía les respondió con el siguiente mensaje: «prohibimos dirigir a las personas contenido destinado a incitar al miedo (…) sobre una categoría protegida, lo que incluye afirmar que los miembros de una categoría protegida tienen más probabilidades de participar en actividades ilegales».

Desde el partido aseguran desconocer a qué se refiere Twitter con el término «categorías protegidas», y deslizan que la compañía podría haber recibido «presiones de algunos lobbies» e, incluso, «del propio Gobierno». De acuerdo con las capturas publicadas por Mariscal, la red social les instó a borrar el tuit de la polémica para poder recuperar su cuenta, aunque afirman que «no lo haremos». «Somos tercera fuerza política en España, representamos a más de 3,6 millones de votantes y, como nosotros, miles de ciudadanos españoles están sufriendo la censura en Twitter y en otras redes sociales», publicaba el dirigente.

Del mismo modo y a raíz de la polémica, los conservadores han difundido la etiqueta #TwitterResponde para pedir que la red social haga un comunicado público explicando «por qué se impide a un partido político español ejercer su derecho a la libertad de expresión».

Desde que comenzase la expansión de Vox a nivel nacional, Twitter se ha convertido en una de sus principales herramientas de difusión, con actualizaciones constantes sobre las diferentes declaraciones diarias de sus dirigentes a nivel nacional, el registro de sus iniciativas o la convocatoria de protestas.