La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, se sienta desde este miércoles en el banquillo acusada de insultar y lesionar a dos policías nacionales durante un desahucio en el barrio madrileño de Lavapiés y liderar la protesta en la que participaron unas 50 personas contra el lanzamiento.

La Fiscalía de la Comunidad de Madrid, que presentó el escrito de acusación contra la política y activista el pasado diciembre, solicita una pena de 23 meses de prisión por los presuntos delitos de desórdenes públicos, atentado, lesiones y daños contra la Policía, así como una indemnización de 5.250 euros para dos agentes a los que, según el escrito del Ministerio Público, hirieron los manifestantes.

A su vez, el Ministerio fiscal aprecia que en este caso concurre la circunstancia atenuante como «muy cualificada» de dilaciones indebidas, pues los hechos que llevan al banquillo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid a Serra como aforada se remontan a enero de 2014.

«Cocainómana y mala madre»

Según se recoge en el escrito de acusación contra Serra, el 31 de enero de 2014, en cumplimiento de un auto del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Madrid, una comitiva judicial acudió al barrio madrileño de Lavapiés para proceder a un desahucio. También 17 policías municipales y dos policías nacionales, que crearon un cordón de seguridad para garantizar que la comitiva judicial acabara con su trabajo. Un grupo de unas 50 personas «que decían pertenecer a Stop Desahucios», entre ellas Serra, aparecieron allí para tratar de evitar el desahucio, arrojando objetos e insultando a los Policías, según la Fiscalía.

En concreto, el Ministerio Público acusa a Serra de gritar a una policía municipal «eres una cocainómana», «mala madre, hija de puta, con todo los que hemos luchado las mujeres contigo se pierde todo, no te quieren ni tus propios compañeros».

Isabel Serra, junto con el resto de manifestantes hizo una sentada para evitar el desahucio, empujó a los policías y les gritó, según el Ministerio fiscal, “hijos de puta, asesinos, vergüenza me daría ser policía«. Para la acusación pública fue una acción «amparada en la fuerza del grupo, con el fin de atentar contra la paz pública y el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, con absoluto desprecio hacia la autoridad que representaba la fuerza policial».

La Fiscalía acusa a los manifestantes de escupir a los policías y lanzarles «botellas, tiestos, adoquines y objetos contundentes» que provocaron lesiones en dos policías.

El juicio contra Serra arranca este miércoles en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid con su declaración como acusada, así como los testimonios de dos policías nacionales y 13 municipales y la exposición de peritos.

Atenuante en el Código Penal

El artículo 66 del Código Penal contempla que «cuando concurran dos o más circunstancias atenuantes, o una o varias muy cualificadas, y no concurra agravante alguna, aplicarán la pena inferior en uno o dos grados a la establecida por la ley, atendidos el número y la entidad de dichas circunstancias atenuantes», por lo que Serra tiene muchas posibilidades de que el Tribunal le imponga una pena muy inferior a la solicitada por la Fiscalía, aunque lo que no podrá evitar será sentarse en el banquillo y la exposición mediática que ello supone.