Un grupo de periodistas -la gran mayoría, de momento, procedentes de medios conservadores- han anunciado una asociación con el objetivo de defender «la verdadera libertad de expresión, pluralismo y libertad de opinión» y los ataques al «Estado de derecho, la Constitución y la unidad de España».

La Asociación de Periodistas y Analistas de España ha difundido un manifiesto de 10 puntos en el que expresa el compromiso de sus participantes de «informar, opinar o analizar» dentro de los cauces cauces constitucionales, pues son los que «responden a los principios de la Transición y que constituyen el mejor medio de entendimiento, respeto y progreso de los ciudadanos».

Uno de los promotores de la asociación ha proporcionado a este periódico una lista de las personas que apoyan esta iniciativa (de momento, no asociadas), entre las que se encuentran Juan Carlos Girauta, Javier Cárdenas, Javier Negre, Cristina Seguí, Luis Balcarce, Carmen Tomás, Graciano Palomo, Cake Minuesa, Carlos Cuesta, Pilar García de la Granja, Albert Castillón, Alfonso Rojo, Jaime González, Albert Castillón y Alfonso Merlos.

También ha apoyado la iniciativa el responsable de comunicación de Vox, Manuel Mariscal.

Estos informantes inciden en que la asociación no pretende constituirse como un frente de periodistas conservadores frente a la izquierda mediática, sino como un grupo de defensa de los valores constitucionales y democráticos. Ahora bien, reconocen que quieren servir de contrapeso a la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que consideran que no ha ejercido una posición de fuerza ante varios ataques sufridos por los periodistas.

Su manifiesto incide en que la Asociación «defenderá profesional, social y jurídicamente a todos aquellos profesionales que trabajan en los medios de comunicación y que sufren ataques en las redes, presiones públicas o privadas, coacciones sociales, expulsiones de esos medios por motivos ideológicos, sexuales, religiosos o de cualquier otra índole, o cualquier otro tipo de mecanismo de expulsión o marginación no legítimo».

Asimismo, apuesta por la defensa del pluralismo en las redes sociales y anuncia que «actuará contra las decisiones sectarias y unilaterales mostradas en algunas de ellas basadas en el cierre de cuentas de opinadores, analistas o informadores de determinadas ideologías,respetuosas con la Constitución y la legislación vigente».

También promete combatir «las purgas y expulsiones ideológicas vividas en algunos de los principales medios y, en especial, en los medios de comunicación públicos», que » en demasiadas ocasiones se han caracterizado por la expulsión de los divergentes tras cada cambio de sesgo político en el poder.

En su punto octavo, lanza un ataque velado contra los conocidos como ‘verificadores de noticias’, al considerar que realizan una intromisión intolerable en el trabajo de los periodistas, detallan estas fuentes. «La Asociación reconoce el legal y legítimo control a los medios por medio de la Justicia y rechaza cualquier intento público o privado de censurar a los medios por medio de los autodenominados verificadores de noticias, entidades que usurpan la función judicial y se arrogan un poder censor propio de los sistemas totalitarios y carente de las más mínimas garantías judiciales».

La intención de sus fundadores es la de presentar la asociación próximamente en un acto público y la de abrirla, además de a periodistas, a contertulios con influencia en los medios de comunicación. Pese a que su organigrama no está decidido, entre sus miembros se ha considerado la opción de nombrar a Benjamín López como su primer presidente.