El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha reivindicado este sábado haber forzado al Estado a sentarse en una mesa de negociación para resolver el conflicto político, y ha llamado a «ser más y más fuertes» para ganarlo.

«Cuando somos muchos, cuando actuamos coordinados, sin reproches y sin confundir al adversario, tenemos la fuerza para obligar al Estado a hacer cosas que por sí solas nunca hubiera hecho», ha subrayado en un vídeo con su voz emitido durante el acto organizado por el Consell per la República en Perpiñán (Francia), que ha concentrado a 200.000 personas, según la organización.

Llevo toda la vida trabajando por la independencia y he pagado un precio muy alto

Según Junqueras, han logrado que el Gobierno reconozca la naturaleza política del conflicto catalán y que se siente en una mesa de negociación entre gobiernos, momento en el que se han escuchado silbidos por parte de algunos de los presentes en el acto. «Llevo toda la vida trabajando por la independencia y he pagado un precio muy alto, pero no he renunciado a mis objetivos y no lo haré nunca. Y como yo, somos miles», ha defendido Junqueras.

Tras advertir de que ya saben cómo actúa el Estado, ha constatado que en pocos años el independentismo ha logrado el apoyo de casi el 50% de los catalanes, situando el derecho a la autodeterminación «en el centro de la política y poniendo al Estado contra la cuerdas». Para Junqueras, aunque no hayan conseguido la independencia, no hay que desfallecer: «Nos caracteriza nuestra persistencia. Hoy que somos casi el 50% seguiremos avanzando pese a los que aún duda, abrazando cada vez a más gente. Ganaremos por desbordamiento democrático».

«Perpignan vuelve a ser un puente hacia el mundo y la libertad. Estáis aquí para celebrar una victoria, aún incompleta e insuficiente. Contra un Estado que ha hecho de la represión su única respuesta» y que, según él, es fruto del trabajo coordinado de los presos independentistas y los que viven fuera de Catalunya.

«No hay que renunciar a ser más»

En un vídeo, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha llamado a hacer piña para avanzar hacia una república catalana, y aunque cree que es un objetivo compartido por muchos ciudadanos «no hay que renunciar a ser muchos más, porque se trata de ganar y de ganarlo todo». Así, ha llamado a acabar «con debates internos, a tener claro el adversario a vencer y a poner fin a la represión» del Estado así como a acumular victorias judiciales, también en los organismos internacionales.