Con apenas 48 horas de diferencia, Vox se ha quedado sin sus dos primeras opciones para celebrar un acto en Nueva York debido, sobre todo, a denuncias y quejas de miembros y activistas en internet. Primero fue el Centro Español de Queens el que canceló un evento que incluso ya había sido anunciado en redes sociales; después, ha sido el 3 West Club –también anunciado por el partido- el que ha echado por tierra la opción del partido de Santiago Abascal a apenas unas horas de celebrarse. La delegación del partido en Nueva York lo ha confirmado y lo achaca a «amenazas de protestas violentas por varios grupos antifascistas».

El anuncio de esta segunda cancelación ha llegado casi inmediatamente después de que el partido anunciara el cambio de sede mediante el envío de una nota de prensa oficial. Ha sido el propio 3 West Club el que se ha hecho eco de la cancelación con un tuit en el que expresaba: “El evento de Vox esta tarde ha sido cancelado. No llaméis al 3 West Club. No vengáis al 3 West Club, pues seréis rechazados”. Esta comunicación va junto a otro tuit cuyo texto en inglés con el hasthag #StopVox acompaña a una infografía en castellano con frases como “¡Paremos a Vox!” o “¡No pasarán”.

El 3 West Club, además, ha retuiteado una cuenta que habla abiertamente de “apologistas de Franco” que celebraba la cancelación del evento: “Gracias a vuestras llamadas y la rápida respuesta de la comunidad, la reunión de Vox esta tarde también ha sido cancelada. Antifascistas 2-0 Apologistas de Franco». Otra cuenta respaldada por el 3 West Club también amenazaba con redirigir el boicot y la oleada de protestas si el partido de Santiago Abascal encontraba una nueva sede. Incluso, el propio centro ha explicado que cualquier asistente al acto «será rechazado por seguridad» y asegura que todos los implicados (Abascal, Espinosa de los Monteros y el partido) han sido informados de la cancelación.

Antes incluso de cancelarse el primer acto en el Centro Español, Iván Espinosa de los Monteros (uno de los asistentes) mostró su disconformidad con el movimiento que pretendía despreciar la presencia de la tercera fuerza política española en Queens: “Al parecer hay mucho progre anti democrático intentando boicotear un acto de un partido constitucionalista que representa a cuatro millones de españoles”. De poco servirían sus quejas, pues poco después el centro confirmaría en comunicación privada a sus miembros que este evento no tendría lugar, atendiendo así las quejas de muchos de ellos.

Aunque en un principio el Centro Español de Queens se amparó en sus estatutos para no albergar eventos de corte político, en 2015 -concretamente el 16 de febrero- sí había celebrado una charla de Pablo Iglesias –por entonces ya eurodiputado y secretario general de Podemos-. Pregunto al respecto por este punto, el director del centro Greg Álvarez no ha dado respuesta.