Política

Mandos prohíben a antidisturbios usar mascarillas particulares y los policías se rebelan

Un jefe de la UIP de Madrid 'castiga' a medio grupo sin salir de servicio a la calle al negarse sus subordinados a quitarse la protección / Sindicatos denuncian que se está poniendo en riesgo la salud de los agentes y piden que se abra una investigación

Un agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP), de servicio en el centro de Madrid.

Un agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP). EP

Mandos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) con base en Madrid están prohibiendo a los agentes utilizar las mascarillas protectoras y guantes de nitrilo que traen de casa para no contagiarse por coronavirus, lo que ha motivado que casi una veintena de funcionarios se haya rebelado este miércoles.

Según ha informado la Confederación Española de Policía (CEP), el primer incidente tuvo lugar este martes, cuando un agente se personó con un equipo de protección propio al estar su esposa embarazada de riesgo y no querer exponerla más. «Al verle un mando le dijo que no podía utilizar material particular y que el oficial sólo se puede usar cuando lo autoriza un mando intermedio, ordenándole que se lo quitara», denuncia el sindicato. A dicho funcionario se le prohibió salir a la calle a prestar servicio y se le anunció que se le aplicaría el régimen disciplinario, según este sindicato.

Este miércoles, la mitad del grupo nueve de los antidisturbios -unos 17 agentes- acudieron a trabajar con guantes y mascarillas que ellos mismos habían comprado, dado el riesgo de contagio al que están sometidos. «Cuando el mismo mando del día anterior les ve llama a su jefe inmediato y les dice que por orden de la Dirección General de la Policía no se puede llevar ni utilizar medios propios de protección, ordenándole que lo transmita a sus subordinados», informa la CEP.

Policías de la UIP de Madrid, protestando este miércoles en el complejo de Moratalaz (donde está su base).

Según este sindicato, los agentes se rebelaron ante esa orden al negarse a poner en riesgo su seguridad y salud, prohibiéndosele que salieran a la calle al no acatar la instrucción y amenazándolos con la adopción de medidas disciplinarias. Como muestra de desaprobación, los agentes se han fotografiado en el aparcamiento del complejo policial de Moratalaz -donde tienen su base- de espaldas y exhibiendo guantes de nitrilo azules.

La Confederación Española de Policía considera que estos hechos son de «gravedad» y pide a la dirección del Cuerpo que investigue las órdenes que se están dando a funcionarios adscritos a la UIP de Madrid, al vulnerar las instrucciones impartidas por el propio ministro del Interior.

En la orden por la que Fernando Grande-Marlaska estableció el pasado sábado los criterios de actuación concertada para los distintos Cuerpos policiales, sobre los que tendrá el mando mientras dure el estado de alarma, se detalla que los funcionarios «tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo» y obliga a la dirección de la Policía y de la Guardia Civil a proporcionar equipos adecuados que permita a sus efectivos desempeñar con garantías su trabajo.

Sólo en caso de sospecha

La CEP asegura que, en el caso de las UIP de Madrid, la consigna que están dando los jefes es que las mascarillas oficiales tan sólo se distribuyen ante intervenciones con ciudadanos sobre los que se sospeche que pueden estar infectados, algo difícil de saber porque en algunos casos existe el contagio pero no se manifiestan los síntomas.

Justicia Policial (Jupol), el sindicato mayoritario en el Consejo de Policía, también ha censurado públicamente la forma de actuar de estos mandos. «No proporcionan medios de protección individual frente al coronavirus, no autorizan el uso de mascarillas y guantes adquiridos por los agentes. Así no, Policía. Seremos profesionales con el estado de alarma, pero con garantías», ha escrito en su perfil oficial de Twitter.

Comentar ()