Laurentino Ceña, máximo responsable operativo en la Guardia Civil y representante del Cuerpo en el comité técnico de gestión del coronavirus, tenía previsto entregar el relevo el próximo mes de mayo tras cumplir los 65 años pero la grave crisis derivada del covid-19 obligará previsiblemente a retrasar su retiro.

Nacido el 23 de marzo de 1955 en la localidad asturiana de Colunga, el teniente general cumple este lunes los 65 años, casi 45 de ellos dedicados a la Guardia Civil. Ingresó en la Academia Militar de Zaragoza en 1972 y tuvo como primer destino la Academia Regional en Sabadell (Barcelona), ascendiendo y escalando puestos hasta que el 4 de agosto de 2018 alcanzó la máxima responsabilidad a la que podía aspirar: la Dirección Adjunta Operativa (DAO).

En el Instituto Armado se pasa a la situación de retiro por edad cuando se alcanzan los 65 años, sin que esta limitación alcance al DAO. En su artículo 93, la Ley de régimen del personal de la Guardia Civil establece que el teniente general que se encuentre al frente de la Dirección Adjunta Operativa «permanecerá en la situación de activo mientras ostente dicho cargo», pasando a la reserva o retiro -según proceda- una vez que deje de desempeñar dicha responsabilidad.

Laurentino Ceña, que cumple este lunes 65 años, tenía previsto solicitar el cese el próximo mes de mayo para pasar a retiro

Varias fuentes consultadas por El Independiente aseguran que la idea de Laurentino Ceña era solicitar el cese en mayo, con la intención de preparar «tranquilamente» el relevo. El coronavirus frustrará con total seguridad ese plan, dada la implicación del teniente general en el comité que está gestionando la crisis tras la declaración del estado de alarma. Según aprobará el Consejo de Ministros este martes, esta situación excepcional se prolongará al menos hasta el próximo 11 de abril, lo que hace poco probable que Interior vaya a acometer en mayo la renovación en la cúpula de la Guardia Civil.

Los nombramientos o asignaciones y los ceses de los cargos y destinos correspondientes a oficiales generales son competencia del ministro del Interior, según marca la ley. Fue Fernando Grande-Marlaska quien firmó su nombramiento como DAO hace más de año y medio y quien tendrá que rubricar su cese.

Las fuentes consultadas dan por hecho de que el próximo Director Adjunto Operativo será el valenciano Fernando Santafé, promovido a la Jefatura del Mando de Operaciones el 30 de julio de 2018 en sustitución precisamente de Ceña cuando el titular de Interior le confió a éste la responsabilidad actual. La antigüedad y el escalafón son los criterios que prevalecen.

Teniente general Santafé, ¿sucesor natural?

Santafé se encontraba entonces al frente del Mando de Información, Investigación y Ciberdelincuencia y es uno de los tenientes generales que se encuentran en activo junto a Francisco Díaz Alcantud -Jefe del Mando de Personal- y Rafael Galán Toledo, jefe del Mando de Apoyo (Madrid).

En julio de 2017, el ministro Juan Ignacio Zoido (PP) implantó una nueva estructura operativa tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional que supuso la eliminación del DAO, repartiendo la responsabilidad en varios mandos. Ese modelo duró menos de un año: Grande-Marlaska lo enterró semanas después de llegar al Ministerio del Interior y volvió al organigrama que había implantado el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

En la práctica, Zoido convirtió a Laurentino Ceña en número dos del Cuerpo al colocarlo al frente del Mando de Operaciones Territoriales, el área que dirige ahora Santafé. Tras una prolongada etapa en Andalucía, el teniente general asturiano llegaba a ese puesto tras haber ocupado durante siete meses el Mando de Operaciones a las órdenes de Pablo Martín Alonso, entonces DAO.

A finales de 2007, Ceña fue nombrado coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla tras pasar a la reserva el coronel Vicente Romero y, en marzo de 2010, ascendió al cargo de general jefe de la Zona de Andalucía (la cuarta). Tras ser promovido a teniente general, el 13 de diciembre de 2016 fue designado para el Mando de Operaciones de la Dirección Adjunta Operativo, lo que conllevó su traslado a Madrid.

Carrera profesional lejos de Madrid

Salvo su etapa en el Servicio de Helicópteros de Madrid, la mayor parte de su dilatada carrera en la Guardia Civil la había desarrollado hasta entonces lejos de la capital: Sabadell, León, Huesca, Tarragona y Sevilla. En privado, cuando Grande-Marlaska lo nombró DAO, oficiales consideraban que esa circunstancia era un obstáculo. «Un novillero no puede torear un Miura en Las Ventas», dice gráficamente un mando.

Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Zaragoza y piloto de helicópteros, Laurentino Ceña forma parte del comité técnico de gestión del coronavirus, dado el papel que tiene encomendado la Guardia Civil para el cumplimiento de las medidas adoptadas por el Gobierno a fin de tratar de contener la expansión del covid-19. Él es uno de los responsables que comparecen a diario en la sala de prensa de La Moncloa para dar cuenta de las incidencias registradas el día anterior, destacándose el trabajo que está realizando.