Política

Sánchez no asume responsabilidades por la compra de los test fallidos

Pedro Sánchez y Salvador Illa, este sábado en Moncloa. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha eludido calificar de fiasco la devolución de 650.000 test de diagnóstico rápido del coronavirus por no tener el nivel de fiabilidad requerido. Ha señalado que se trata de un caso «muy particular» y que el Estado es «garantista» en la compra de este tipo de material.

En rueda de prensa, Sánchez ha recordado que tras la compra de los test es el Instituto Carlos III quien garantiza que las pruebas «cumplen con la normativa y las exigencias» para que sean eficaces. «En este caso, que es muy particular, se han devuelto al proveedor y se suministrará otro tipo de test con suficientes garantías», ha insistido.

Además, el presidente ha aseverado en clara alusión a la oposición, que ante este tipo de crisis caben dos actitudes, «o bien quedarse en el reproche o aportar soluciones», y ha añadido que su Gobierno «está por aportar soluciones en un contexto muy complejo». Asimismo, ha defendido que los esfuerzos del país están empezando a dar sus resultados.

«Cuando sobreviene este tipo de catástrofes hay dos actitudes, unos vocean y extienden el miedo, y otros trabajan con abnegación», ha llegado a decir, para luego afear que haya quien «se esfuerce en sacar provecho o ventaja» de la situación mientras otros optan por colaborar. En este sentido, ha calificado de «maravilloso» que los españoles hayan optado por la solidaridad en estos días de estado de alarma, y ha añadido que esto «dice mucho de la grandeza de nuestro país».

Por otro lado, y en relación a las pruebas diagnósticas ha recordado que en España se están realizando entre 15.000 y 20.000 tests diarios que permiten detectar a las personas infectadas y en consecuencia aislarlas para impedir la propagación del virus. Y ha recordado que se han destinado 628 millones de euros de los recursos públicos para la compra de «659 millones de mascarillas, 17,2 millones de material sanitario y test».

Un mercado súper agresivo

Al hilo, ha recordado que todos los países intentan abastecerse de material suficiente para enfrentarse al coronavirus, lo que hace que el mercado sea «super agresivo». Así, ha añadido que no todos los países tienen capacidad de producción propia para autoabastecerse de la cantidad «ingente» de material necesario para UCIs, hospitales y protección de trabajadores, lo que genera esa tensión.

«Afortunadamente en España tenemos un gran estado de bienestar y tenemos sanitarios extremadamente profesionales y capaces de hacer frente al virus, y hay que dotarles de sus instrumentos, y debemos hacer test masivos», ha añadido.

Además, ha incidido en que tan importante es comprar fuera lo que sea necesario como autoabastecerse y fabricar en el país. Por eso, añade, han comenzado desde el Ejecutivo a hablar con diferentes industrias sectoriales para fabricar respiradores para UCis, mascarillas y aquellos materiales que permitan hacer frente a las circunstancias.

Comentar ()