Política Pandemia Covid-19

"Necesitamos más material ya. Está en juego la vida de los pacientes y la nuestra"

La presidenta de la Asociación de Técnicos en Radiología alerta del riesgo que asumen los miles de profesionales que practican a diario pruebas a los infectados y que se ven abocados a protegerse con bolsas de basura ante la falta de medios.

Dos técnicos de radiología se protegen con bolsas de basura ante la ausencia de suficiente material de protección contra el coronavirus.

Dos técnicos de radiología se protegen con bolsas de basura ante la ausencia de suficiente material de protección contra el coronavirus. EL INDEPENDIENTE

Es una cadena llena de eslabones. Cada uno de ellos imprescindible, cada uno de ellos valiente en estos momentos difíciles. En los hospitales el personal sanitario hace días que denuncia la carencia de recursos, fundamentalmente de protección. No en vano, la cifra de personal sanitario infectado por el Covid-19 ronda ya los 10.000. Pero las urgencias no entienden de gestión, menos aún de saturación de mercados o de desfases entre oferta y demanda. Cada día, cada mañana, cada tarde y cada noche las urgencias de nuestro país -y así desde hace semanas- se han saturado de pacientes potencialmente infectados. Enfermos o candidatos a serlo que requieren de pruebas que determinen si sus síntomas son compatibles con el coronavirus o no.

Y en esa cadena, el eslabón de los técnicos radiólogos juega un papel fundamental. Son quienes llevan a cabo la radiografía o el escáner necesario para dictaminar un diagnóstico vírico como el que ahora asola el planeta. En nuestro país rondan cerca de 20.000, la mayor parte de ellos especializados en rayos x e imprescindibles en estos días turbulentos. Hace tiempo que demandan material para protegerse, para no caer enfermos, para no contagiarse. La presidenta de la Asociación Española de Técnicos de Radiología (AETR), María Jesús Suárez, asegura que en estos momentos las pruebas se procuran hacer sin trasladar a los pacientes por los hospitales sino “a pie de cama”. Un proceso que obliga a tener contacto con los pacientes y por tanto eleva el riesgo de contagio.

Un riesgo contra el que deben hacer frente sin los suficientes medios de protección y que ha llevado a la AETR a difundir un vídeo tutorial para fabricarse batas de protección empleando bolsas de basura. Suárez afirma que en algunos hospitales les están dando chubasqueros de plástico fino para protegerse, ante la ausencia de equipos de protección adecuados, o incluso que algunos técnicos han tenido que fabricarse mascarillas “empleando pañales o compresas del Mercadona”. “Estamos a la espera de que llegue más material, no está en juego sólo la vida de los pacientes sino también las nuestras2.   

Pregunta.- Ustedes han denunciado que la falta de material de protección les ha obligado a recurrir a otras formas para protegerse y hacerlo de modo casero. Incluso han difundido un vídeo a modo de tutorial para que sus compañeros puedan fabricarse batas con bolsas de plástico. ¿Tan mal está la situación?

Respuesta.- Sí. Cuando no disponemos de los materiales adecuados nos confeccionamos trajes con bolsas de basura. La situación nos preocupa.

P.- Por su labor, la necesidad de protegerse para evitar el contagio en los hospitales es elevada. ¿Cómo está afectando a su trabajo?

R.- El problema al que nos enfrentamos los técnicos de rayos es muy grave. Piense que estamos en primera línea de esta batalla. En muchos casos, para diagnosticar a un posible infectado se debe hacer un análisis de tórax o un escáner. Esas exploraciones las hace un técnico. En esta situación, y para evitar la deambulación de los pacientes por los centros hospitalarios, lo que se está haciendo es acudir a pie de cama del enfermo con un equipo portátil de radiografía de tórax y hacerle in situ la prueba. Eso supone que los técnicos en radiología deben ayudarle a incorporarse a los pacientes y colocarles un dispositivo debajo de la espalda para captar esa radiografía de tórax. Lo que está ocurriendo es que, a medida que van disminuyendo los equipos de protección individual, también comprobamos que se rebaja la seguridad de los protocolos.

P.- ¿Hasta qué punto se han rebajado esos protocolos de seguridad?

R.- Por ejemplo, nos encontramos con hospitales, como el Hospital General de Alicante, en el que los técnicos suben a hacer radiografías de tórax a la planta de hospitalización o a las UCI sólo con una mascarilla quirúrgica sencilla. Esa es su única protección, cuando deberíamos utilizar una mascarilla FFC2. Además, en lugar de utilizar un equipo con impermeabilización, sólo llevan una bata semitransparente. Las medidas están disminuyendo tanto… Hace un par de días estaban repartiendo en el Hospital de Getafe, en Madrid, ponchos para la lluvia para que los técnicos fueran a hacer las radiografías. La medida se extendió luego al resto del personal. En el Gregorio Marañón los técnicos están con mascarillas cosidas a mano con material de pañales o hechas con compresas del Mercadona, en las que se ve claramente que pone ‘Hacendado’.

Hemos presentado denuncias ante inspección de trabajo en todos los centros»

P.- Esta carencia de material y necesidad de equipos de protección, ¿cuánto tiempo más prevén que se vaya a prolongar? ¿Un mes, dos, más…?

R.- Va a ir para largo. Es una situación muy compleja. El confinamiento ya lo han aumentado 15 días y creo que habrá que ampliarlo 15 días más, al menos. En ese tiempo los hospitales vamos a tener que seguir con estas medidas de seguridad y de desinfección a todos los niveles. Será todo muy complicado hasta que dispongamos de vacunas y tratamientos. Creo que, por lo menos, dos meses más sí tendremos que estar con este nivel de precauciones en los hospitales. Se prevé que a comienzos de abril se puedan colapsar las UCIs en España

P.- ¿Cuántos técnicos de radiología son en España?

R.- Somos tres especialidades las que manejamos radiación ionizante; los de rayos, los de nuclear y los de radioterapia. Aproximadamente seremos unas 20.000 profesionales de las tres especialidades, de los que cercal del 70% son técnicos de rayos.

P.- Además de demandar mayor protección han decidido acudir a la inspección de trabajo.

R.- Sí, estamos presentando denuncias en inspección de trabajo. Lo estamos haciendo centro por centro, en todos los centros de España para que no sean archivadas tan fácilmente. Estamos a la espera de que llegue más material y lo necesitamos ya, no está en juego sólo la vida de los pacientes sino también las nuestras.

P.- ¿Entre su colectivo hay ya profesionales infectados a consecuencia del coronavirus?

R.- Sí, claro que hay. Algunos están con mejor pronóstico en sus casas y otros ingresados en hospitales con neumonías bilaterales.

P.- Las pruebas que hacen son esenciales para el diagnóstico del Covid-19, ¿por qué?

R.- Cuando se tiene la infección puede ser asintomática. Yo misma creo que la he pasado de esa manera. Por todo el contacto que tengo es posible que tenga la infección. Con esas radiografías de tórax lo que vemos es los síntomas que ya presentan los pacientes. Además de tos seca suelen tener dificultad respiratoria que requiere una radiografía de tórax y, si es muy grave, un escáner de tórax. En esas radiografías es donde se ven las neumonías producidas por el Covid-19.

A medida que disminuyen los equipos de protección también lo hacen los protocolos de seguridad»

P.- Madrid atraviesa la situación más delicada. ¿Hasta qué punto lo es?

R.- Son los que peor abastecidos están y más falta tienen. No son los únicos. En ocasiones es sorprendente ver que también en otros hospitales menores tampoco disponen de equipos. Hace unos días me lo comentaban en un hospital de Huesca. La carencia llega a todos.

P.- Las autoridades llevan días prometiendo la llegada de mucho más material pero su entrega no hace más que demorarse. ¿Les han dado fechas de cuándo dispondrán de él?

R.- Todos los días nos prometen que llega material. En muchos hospitales llega a diario pero el problema es que no es suficiente. Cada vez que se atiende a un paciente hay que vestirse y desvestirse. En una jornada laboral de siete horas imagine todas las veces que hay que vestirse y desvestirse… El viernes pasado sólo en el hospital Gregorio Marañón se hicieron 600 radiografías de tórax. Seguro que no se empelaron 600 equipos. Únicamente para hacer esas radiografías imagine el material que se necesita. También con los sospechosos de ser positivos habría que cambiarse. Ahora vamos de dos en dos. Uno es el que está ‘sucio’, el que toca al paciente, y el otro el que toca la máquina.

Comentar ()