La Unidad Militar de Emergencias, en colaboración con la Comunidad de Madrid y el ministerio de Sanidad, ya ha comenzado a construir el hospital con 5.500 camas de hospitalización y UCI en el que se convertirán los pabellones de Ifema «para dar respuesta a la demanda asistencial que prevemos para los próximos días».

Se trata de plazas preparadas para pacientes que puedan presentar complicaciones severas, mientras que se seguirán destinando a pacientes leves los hoteles medicalizados que ya funcionan en la región. Según fuentes del equipo que encabeza Isabel Díaz Ayuso, las autoridades madrileñas han estado en contacto con los responsables del Gobierno de España para diseñar de manera conjunta esta nueva dotación sanitaria que comenzará a funcionar «en los próximos días», sin concretar fecha exacta.

Madrid es la región más golpeada por el brote de coronavirus en España, con 7.165 casos confirmados, 628 fallecidos y 678 pacientes actualmente ingresados en la UCI. Algunas de ellas comienzan ya a registrar saturación, y este mismo viernes el coordinador del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha confirmado que algunos hospitales ya aplican criterios éticos de triaje para la admisión de pacientes en estas unidades.

Este mismo viernes, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso ha denunciado la lentitud en el reparto de material sanitario por parte del Gobierno y ha confirmado que la Comunidad comenzará a producir sus propios recursos si continúa el «bloqueo» en aduanas que el Ejecutivo desmiente.

La presidenta regional ha ejemplificado que de las 56.000 mascarillas que tendrían que haber llegado en las últimas 48 horas a Madrid, sólo el hospital de la Paz consume 36.000. Y ha lanzado un mensaje de tranquilidad, aunque con una advertencia: «Tenemos plazas y camas de UCI disponibles para la próxima semana», eso sí, «siempre y cuando llegue el material que teníamos comprados».

Sin embargo, con la iniciativa de Ifema la administración madrileña ha querido atar nuevos lazos con el Ministerio de Sanidad asegurando que la decisión se ha tomado de forma conjunta con el Gobierno central, si bien Ayuso no ha dejado de insistir para que se produzca el reparto de material después de que ayer denunciase que no se había recibido «ni una mascarilla» en 48 horas.