Política

El aluvión de ancianos enfermos en Madrid dispara las "aperturas de puertas" del 112

El servicio de emergencias de la capital tramitó en marzo un 53% más de casos que en el mismo mes de 2019, mientras que el porcentaje en toda la comunidad se incrementó un 36%

Bomberos y ambulancias junto al Hospital de Valdemoro en Madrid. EP

El servicio de Emergencias 112 de Madrid atendió este marzo, mes en el que se desató la pandemia del coronavirus, un 52,78% más de peticiones del servicio denominado de «apertura de puertas» que en el mismo mes del año anterior. En total, se tramitaron 356 incidencias de este tipo en la capital del país, mientras que en marzo de 2019 fueron 233.

Es decir, los Bomberos, la Policía Nacional o Local tuvieron que entrar en casas particulares, bien forzando la puerta o por ventanas para atender a las personas que se encontraban en su interior tras recibir el 112 una llamada de emergencia más del doble de veces que en el mismo mes del año pasado.

Esos datos corresponden a Madrid capital. En toda la Comunidad, los expedientes de este tipo se incrementaron un 36%, pasando de los 362 casos en 2019 a los 494 en 2020 (este dato global incluye los de la capital anteriormente mencionados), según la información facilitada a El Independiente por fuentes de Emergencias 112.

Avisos de familiares, vecinos y ellos mismos

Los datos facilitados desde el 112 no especifican el motivo de cada una de las entradas, aunque las citadas fuentes reconocen que la mayoría de casos de «apertura de puertas» este marzo fueron en viviendas de ancianos y ancianas, especialmente que viven solos.

Normalmente son los familiares o vecinos de los mayores quienes llaman al servicio porque no reciben respuesta y los echan en falta

Dichas llamadas al servicio de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid se derivan a los parques de bomberos de Madrid capital o Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada y Leganés, así como a Policía Nacional o Local. Según explican las fuentes anteriores, normalmente son los familiares o vecinos de los mayores quienes llaman a Emergencias porque no reciben respuesta y los echan en falta. También llaman ellos mismos porque no pueden moverse o los servicios de Teleasistencia si no les localizan.

Estos días, la mayoría de atenciones de este tipo se correspondieron con auxilios a ancianos enfermos de coronavirus. En algunos casos, los servicios de emergencia descubrieron al abrir los domicilios que éstos habían fallecido.

Se multiplican por 4 desde el estado de alarma

En Madrid capital, las intervenciones se multiplicaron por cuatro desde la declaración del estado de alarma, entre el 16 de marzo y el 26 de marzo, según informa el portavoz de CSIF Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Daniel Delgado.

En ese periodo concreto, los bomberos de la capital tuvieron que realizar 186 aperturas de puertas, también más del doble que en el mismo periodo del año anterior, cuando fueron 75, según los datos de la misma fuente.

Intervención con «riesgo biológico»

Delgado explica a este diario que «la tipología de las intervenciones de los bomberos ha cambiado estos días, pues al estar la población confinada se han reducido los accidentes de tráfico, laborales y otro tipo de emergencias».

Sin embargo, el portavoz sindical afirma que «no se debe restar importancia a estas entradas puesto que no se trata de aperturas de puertas cotidianas, sino que tienen un riesgo biológico y por tanto se dilata la complejidad al tener que entrar con un traje de nivel II de protección -que tapa todo tipo de fosas- y extremar el cuidado al atender a la víctima, sacarla del domicilio y no llevar el virus al parque de bomberos».

El ánimo no decae porque nuestro trabajo es vocacional y nos sentimos útiles para la sociedad, lo que nos da firmeza e ilusión

Delgado reconoce que «aunque el ánimo no decae porque nuestro trabajo es vocacional y nos sentimos útiles para la sociedad, lo que nos da firmeza e ilusión, también somos personas y cargamos con las preocupaciones de nuestra casa y nuestro trabajo en un momento tan grave».

Reclaman mantener los servicios mínimos

Israel Naveso, portavoz de CSIT Bomberos de la Comunidad de Madrid, también se refiere a la tensión que estos días se palpa en el Cuerpo regional en conversación telefónica. «Todos llevamos encima los problemas familiares de fuera. Tenemos compañeros que han perdido a seres queridos. Un compañero de Pozuelo de Alarcón, concretamente, ha perdido a su padre y a su madre. No somos de piedra», afirma.

Sin embargo, su voz se llena de ilusión y motivación cuando se refiere al trabajo de los casi 300 bomberos voluntarios que se han encargado de la logística para levantar en tiempo récord el hospital de campaña de IFEMA. También recuerda que se están ocupando de otras labores esenciales como desinfectar ambulancias o la recogida de cadáveres de residencias de ancianos. Por eso, reclama que se incrementen los servicios mínimos, que se han reducido durante la crisis del coronavirus a los 40 bomberos diarios en la región.

120 bomberos del Ayuntamiento, de baja

En el Cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Madrid, un 10% de la plantilla -120 efectivos de los cerca de 1.300 totales- están de baja por el coronavirus, bien porque se encuentren haciendo cuarentena o porque tienen síntomas.

El portavoz de CSIF, Daniel Delgado, también destaca el trabajo de los bomberos más allá del habitual por la pandemia. Han descontaminado residencias de ancianos, realizado labores de protección de equipos de Samur y repartido comida a familias junto con el Banco de Alimentos. También se están encargando de recoger de sus domicilios a los menores que se quedan solos porque los padres estén ingresados y traladarlos a residencias.

Comentar ()