Política

Villarejo clama por salir de la cárcel: "El Estado no tiene derecho a arriesgar la vida de un preso"

El comisario jubilado, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, recurre el auto del juez que afirmó que corre menos riesgo de contraer coronavirus en la prisión de Estremera que en su domicilio

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017. EFE

El comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, ha recurrido la decisión del juez Manuel García-Castellón de mantenerle en la cárcel de Estremera (Madrid), negándose a admitir su petición de libertad o arresto domiciliario con pulsera telemática por razones de «humanidad» y «protección de su vida» ante el coronavirus.

La defensa del ex policía investigado por liderar, presuntamente, una organización parapolicial para enriquecerse con negocios privados de espionaje aprovechándose de sus contactos en la Policía como considera la Fiscalía Anticorrupción, se ha dirigido a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional para que revierta la decisión del juez.

En su escrito, el letrado Antonio García Cabrera recuerda que en la prisión de Estremera ya ha fallecido una presa por coronavirus y precisamente en el módulo en el que se encuentra Villarejo también un recluso resultó infectado.

Decisión «incalificable»

De ahí que, en nombre de su representado, afirme que «produce escarnio que ante una hecatombe universal que amenaza la vida y la salud de todos los habitantes de este planeta se pueda poner por escrito que prevalece el interés del estado de asegurar la presencia de una persona ante un tribunal y los fines de un proceso sobre su salud y su vida».

El abogado también considera «incalificable» la decisión de García-Castellón. «Considera el instructor que pese a ser un simple preso preventivo desde hace 29 meses, tener una edad de 68 años -casi 69-, y estar enfermo presentado un cuadro pluripatológico con hipertensión arterial crónica resistente al tratamiento con continuas crisis hipertensivas, dislipemia, insuficiencia aórtica y mitral, arritmias cardiacas, asma bronquial, deterioro funcional progresivo, vulnerabilidad espinal residual a cirugía artrodésica lumbar, hiperplasia de próstata, hiperuricemia, alergias y problemas dermatológicos y estrés carcelario, que lo convierten grupo de mayor riesgo de contagio y de sufrir efectos más perjudiciales para su salud en caso de ser contagiado como se justifica en este recurso, no tiene ningún riesgo por permanecer en prisión e incluso se permite afirmar que en la prisión tiene menos riesgos que recluido en su domicilio; lo que ya resulta incalificable», se puede leer en el recurso.

«No puede haber una situación más límite»

En este sentido, y remitiéndose a los derechos fundamentales recogidos en la Constitución a la vida, la integridad física y moral, a la salud y a la presunción de inocencia, la defensa de Villarejo pide a la Sala un «nuevo juicio de ponderación entre el interés del estado de asegurar los fines del proceso penal y el derecho a la vida» del comisario en preventiva desde noviembre de 2017.

Afirma el recurrente que «no puede haber una situación más límite que exija una actuación más urgente» para disminuir su riesgo de contagio por coronavirus y se queja del «desprecio y burla que le merecieron al instructor los datos ofrecidos por esta defensa el día 17 de marzo sólo diez días después se ven desgraciadamente confirmados; lo que demuestra que sólo el instructor no acertó a ver lo que era evidente para casi todos los españoles», se puede leer en el escrito.

Te puede interesar

Comentar ()