El conseller de Interior, Miquel Buch, ha denunciado hoy que el Gobierno haya entregado a la Generalitat 1.714.000 mascarillas dentro del programa de prevención desplegado por el Ejecutivo ante la vuelta parcial al trabajo, que en Cataluña se reemprende este martes. Para el ejecutivo independentista, ese número es una provocación, al coincidir con el 1714, fecha del asedio y toma de Barcelona con el que concluyó, un 11 de setiembre, la Guerra de Sucesión. Buch se ha hecho eco hoy, en la comparecencia diaria de seguimiento de la crisis sanitaria, a las quejas que ya habían expresado en redes sociales algunos de sus compañeros, como el conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, o el director de Comunicación del Govern, Jaume Clotet.

«La nota de prensa que distribuyó ayer el Gobierno cifra en 1.714.000 mascarillas las entregadas a Cataluña» ha denunciado Buch. «Es una cifra simbólica para Cataluña, pero también es una cifra nefasta», ha apuntado el titular de Interior y dirigente de JxCat. «Le quiero enviar un mensaje al Gobierno de España, así tampoco» ha advertido en tono indignado. «Si a alguien se le ocurre que la próxima cifra de mascarillas, o test, o lo que sea, tenga que ver con 1939 y por tanto nos den 1.939.000 mascarillas, no se lo permitiremos. Con la historia de los catalanes no se juega».

Buch ha advertido además, parafraseando a Clotet, que «en política as casualidades no existen, fue una fecha desbastadora y estamos ante un proceso que se ha llevado a muchas personas».

Una postura histriónica que ha sido criticada por dirigentes de otras formaciones, con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a la cabeza. «lo último que necesita una emergencia sanitaria es que haya fanáticos entre los responsables públicos que la tienen que gestionar» ha lamentado Colau en su perfil de twitter. «Los catalanes no nos merecemos pasar esta vergüenza ajena» ha advertido la alcaldesa para reclamar una rectificación al Govern.

El eurodiputado de Cs Jordi Cañas, por su parte, señala: «si el separatismo aprovechó el atentado terrorista yihadista en Barcelona para impulsar el procés y atacar a España y sus instituciones, ¿Cómo iban a desaprovechar la oportunidad de una crisis tan terrible como la del Covid-19 para hacer lo mismo?»