El presidente del Gobierno ha comparecido para anunciar una tercera prorroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo incluido aunque dejará salir a los niños a partir del 27 de abril. «Los progresos de estas cinco semanas nos permiten vislumbrar un horizonte en el que lleva trabajando el Gobierno desde hace 3 semanas con epidemiólogos y con expertos de un equipo multidisciplinar y han considerado que es posible aliviar a las familias, a nuestros hijos y nietos, por lo que a partir del 27 de abril podrán salir a la calle y disfrutar de algunas mejoras», ha asegurado.

Sánchez ha asegurado que estas salidas estarán limitadas y sujetas a restricciones, aunque todavía no ha aclarado los criterios y requisitos que las regularan, porque ha dicho que «nuestros logros son todavía insuficientes y son, sobre todo, frágiles, no podemos ponerlos en riesgo con decisiones precipitadas, tenemos que lograr mayores avances antes de empezar la desescalada, la transición hacia esa nueva normalidad».

Asimismo, ha señalado que quiere escuchar el parecer de los responsables autonómico en una nueva comparecencia de presidentas y presientes, que tendrá lugar mañana. «Se trata sólo de un pequeño alivio dentro de la regla general de confinamiento que seguirá en vigor durante varias semanas», ha recalcado. Sánchez no ha precisado en qué consistirá esa flexibilización insistiendo en que a partir del 27 de abril se dará la oportunidad a los niños y niñas de salir de sus casas y poder disfrutar de un rato al día de aire libre.

El jefe del Ejecutivo ha apuntado que se va a entrar en un momento de desescalada y de transición a una nueva normalidad, dando pasos «progresivos» y con las «máximas precauciones». En todo caso, ha recalcado que son conscientes de la realidad que viven muchos niños y niñas, en hogares de 40 o 50 metros cuadrados, y de su necesidad de «salir a la calle a oxigenarse». «Definiremos en la próximas semanas cuáles serán los criterios, requisitos y motivaciones para que los niños puedan salir y bajo qué criterios de seguridad», ha añadido.

No es posible pasar a la fase 2

«Pese a los enormes progresos, hoy por hoy, estamos solo en la senda del cumplimiento de estas pautas y por eso no es posible pasar a la fase 2 a lo que se conoce como desescalada por eso tenemos que prorrogar el estado de alarma», ha añadido y ha dado un mensaje positivo, que el sistema de salud ha logrado resistir. «Ha sido duro pero lo hemos conseguido gracias a la entrega y profesionalidad de nuestros sanitarios, cerca del 42% de los diagnosticados han superado ya la enfermedad. Nuestro indice de reproducción ha pasado del 3 a estar por debajo del 1 por lo que la superficie de la epidemia se está reduciendo», ha asegurado. Aunque ha señalado en finales de mayo el momento en que comenzará el proceso de transición, de manera progresiva y en función de los territorios.

También ha explicado que para llegar a esa fase 2, conocida como desescalada, es necesario cumplir con seis pautas «impuestas» por la OMS. «Debemos cumplir estos requisitos que son: la transmisión controlada e identificación de las personas contagiadas, que el sistema de salud esté en condiciones de detectar mediante test cada caso de infección, deberemos tener bajo control los lugares con mayor riesgo de infección y máxima vulnerabilidad, tendremos que implantar un sistema de control de personas procedentes de otras zonas para evitar contagios importados, también establecer distintas medidas preventivas en centros de trabajo y educativos y la población deberá disponer de una información completa y deberemos estar todos comprometidos con las reglas de higiene y distancia social», ha indicado.

Pedro Sánchez había mantenido esta mañana una reunión con el Comité científico y después con los ministros del comité técnico del coronavirus para analizar la evolución de las cifras, tanto de fallecimientos como de contagiados y recuperados de estas últimas semanas.

En una rueda de prensa posterior, el doctor Fernando Simón había dejado caer la necesidad de ampliar el confinamiento aunque, viendo los buenos datos, de relajar ciertas medidas para «acercarse poco a poco a la normalidad».