Política

El Gobierno presiona a Casado y anuncia el "caos" y el "desorden" si no hay estado de alarma

El líder del PP le ha trasladado a Sánchez que no va a aprobar la prórroga que se vota este miércoles con el Congreso

El ministro de Transporte, José Luis Ábalos. EFE

Con la tercera prórroga del estado de alarma en zona de peligro, una vez que el líder del PP, Pablo Casado, ha comunicado a Pedro Sánchez su negativa a secundarlo, el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha exhortado de forma directa al Partido Popular para que el próximo miércoles apoye dicha prórroga. Ha apelado a su responsabilidad, le ha pedido que no se deje llevar por otros -en alusión a Vox- y agregado que no se pide «un cheque en blanco», sino continuar con una medida que evita el «caos» y el «desorden» sanitario y económico, recordando, incluso, el apoyo que dispensó el PSOE al Gobierno de Mariano Rajoy para aplicar el 155 e intervenir la comunidad catalana.

«La declaración del estado de alarma no obedeció al capricho de este gobierno sino a la situación de extrema emergencia de la pandemia. La situación era muy grave y requería actuar con la máxima responsabilizad para ser eficaces en la protección de la vida de los españoles», ha dicho Ábalos en rueda de prensa conjunta con el titular de Sanidad, Salvador Illa. Asimismo, ha lamentado que «nadie ha propuesto una alternativa porque no la hay». Es más, el PP «se ha colocado en el ámbito de la irresponsabilidad si lo que pretende es que lo apoyen otros» y «prioriza» sus intereses partidarios por encima de la salud ciudadana, ha dicho.

Ábalos elude atacar a PNV o ERC porque el PP «gobierna» en distintas comunidades

Dice no creer Ábaloso que el PP vaya de «farol» «en un tema tan serio como este. «Son momentos muy duros para que alguien pueda asumir una jugada política. Que nos diga qué pretende y cuál es la consecuencia de sus actos». Si exhorta sólo al PP, ha explicado, «es porque gobierna» en algunas Comunidades autónomas, sin querer entrar en que otros grupos, socios parlamentarios de Sánchez, como el PNV y ERC, amagan, en su caso, con votar en contra y también gobiernan en cada uno de sus territorios. «Se puede abstener alguien que no esté comprometido con la gobernanza, que quiera el desorden, en caos, el fin de todo, pero el PP, no». En su caso, ha afirmado, la abstención «equivale a un no».

Considera el Gobierno que «desentenderse de esa aprobación es tanto condenarnos a un caos y al desorden del que tantos se tenían que hacer responsable. No esperamos un cheque en blanco». Tras afirmar que no se trata de una medida ideológica del Gobierno, ha explicado que fue una iniciativa «muy meditada, muy tasada, coherente con lo que estaban haciendo o a punto de hacer otros países de nuestro entorno como Portugal, Italia, Francia o Reino Unido» y «reclamada por otras fuerzas parlamentarias que urgían al gobierno a aprobarlo para garantizar el distanciamiento y tomar decisiones». Constituyó, además, un «enorme compromiso de la sociedad española que entendió que su sacrificio era la mejor ayuda para los sanitarios y para proteger a los mayores».

No hay «plan b»

Por lo tanto, en esta tercera prórroga «sólo podemos esperar que (la oposición) actúe con responsabilidad y con ese compromiso que ha venido demostrando la sociedad española. Si la emergencia sanitaria sigue vigente, no hay ningún motivo para no aprobarla, si se prueba que el confinamiento ha sido útil no tiene sentido que inhabilitemos el instrumento que le hace posible», ha insistido el también secretario de Organización del PSOE, que ha admitido que no hay más plan que mantener el estado de alarma.

De hecho, el objetivo de su comparecencia no ha sido otro que intentar presionar al PP, cuando ya se había producido la conversación entre Pedro Sánchez y Pablo Casado, que parece haber ido bastante mal para las intenciones del Gobierno. Mientras tanto, Ábalos ha defendido que el estado de alarma sirve para responder a un repunte del contagio en el momento de desescalada. «Si los españoles se han sacrificado, los responsables políticos debemos hacerlo», ha insistido.

En definitiva, «me dirijo especialmente al PP, que es un partido que ha gobernado España, para que no se deje arrastrar los bulos. No debemos dar pasos atrás, seguir manteniendo la guardia alta». El estado de alarma, ha continuado en el que parecía ser el objetivo fundamental de su comparecencia, es el único que permite limitar la libre circulación y cuando se trata de defender un bien superior, como es el derecho a la salud y a la vida, solo existe instrumento. No hay ningún otro plan, ninguna otra alternativa y tampoco la hemos escuchado».

El presidente del Gobierno ha llamado a última hora de la mañana al líder el PP, Pablo Casado, para pedirle su apoyo a la tercera prórroga del estado de alarma. Apenas unas horas antes, en una entrevista en Onda Cero, Casado señalaba que «no tiene sentido», aunque no cerraba del todo la puerta al matizar que su decisión estaba fundamentada en «la información que tenemos hoy».

El Gobierno se aferra a la efectividad del confinamiento ciudadano

También el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha apelado a la continuidad del Estado de alarma, mecanismo, ha dicho que tienen más de veinte países, sobre todos aquellos que, como España tiene un gran tráfico y una afectación similar de la pandemia.

«El estado de alarma es una herramienta constitucional que ha demostrado que funciona de forma eficaz. Es indispensable en la desescalada» para seguir controlando no sólo la epidemia, sino que, «caso de un rebote, podamos activar mecanismos eficaces, además de contar con un amplio respaldo ciudadano. Mejor no hacer experimentos que nos puedan llevar al caos», ha afirmado siguiendo el argumentario gubernamental.

Comentar ()