Política Crisis del coronavirus

El Gobierno decretará el "luto oficial" cuando la mayoría del país entre en la Fase 1

Lejos de poner fecha de caducidad al estado de alarma, Sánchez apunta a nuevas prórrogas "unas semanas más"

Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. EFE

Cuarta prórroga del estado de alarma. Garantizados los apoyos para que ésta prospere, el presidente del Gobierno ha anunciado que en cuanto la mayor parte del país esté en la Fase 1, se decretará el luto oficial en el país, a lo que se ha negado hasta ahora. Además, cuando llegue la «nueva normalidad», es decir, cuando termine la Fase 3, se celebrará un acto en honor a las víctimas del que ya ha hablado con el jefe del Estado. La petición para que decretase el luto fue reiterada por el líder de la oposición, Pablo Casado, no pocas veces, y en todas las ocasiones se argumentó que lo importante era luchar contra la pandemia y no «los gestos» ni los crespones negros.

Este ha sido el primer anuncio de un debate parlamentario en el que el Gobierno ha tenido que negociar hasta el último minuto para asegurarse los suficientes votos a favor, aún en el caso de que el PP vote en contra de la prórroga. Con el respaldo de Ciudadanos, del PNV y de los canarios de CC y NC, el Gobierno sumará más votos a favor que en contra. En cambio, no ha conseguido que ERC pase de su anunciado «no» a la abstención, lo que preocupa a los socios de gobierno de cara al sostenimiento de la legislatura.

Sánchez ha alertado que «levantar el estado de alarma ahora sería un error imperdonable» y ha vuelto a vincular el paquete de decretos económicos sobre Ertes, ayudas a pymes, moratorias por alquiler o mantenimiento de servicios básicos como agua y luz para las familias con el mismo, aunque lo cierto es que el apoyo de Ciudadanos y de los dos partidos canarios está vinculado a mantener esas ayudas más allá del estado de excepcionalidad.

Defiende Sánchez que «hemos llegado hasta aquí con esfuerzo y sacrificio y con una herramienta cosntitucional que ha funcionado» y que, a su juicio, es la única posible para hacer posible la desescalada. No ha aclarado si su intención es alargar esta situación hasta finales de junio, cuando calcula que el país entrará en esa «nueva normalidad», otro mantra gubernamental, tras la Fase 3. Aunque lo cierto es que sí ha insistido mucho en que es necesario mantener la situación de excepcionalidad «varias semanas más».

Sánchez apunta a nuevas prórrogas cuando pide alargar el estado de alarma «unas semanas más»

«Necesitamos limitar nuestros movimientos unas semanas más. En la gestión de la pandemia no hay aciertos absolutos, pero sí errores absolutos. Ignorar su riesgo y levantar el estado de alarma de manera precipitada, antes de tiempo, sería un error absoluto, total, y por eso pido la prórroga», ha reiterado. El presidente del Gobierno ha defendido que no se trata de «ningún recurso retorcido del centralismo, sino para limitar la movilidad durante unas semanas más. Tampoco ningún ardid para limitar las libertades. Todas las libertades y derechos están intactos. Sólo están limitadas las de circulación y la de reunión para salvar vidas de extremeños y catalanes. No hay otro interés».

El dilema, ha dicho, es elegir entre «descender gradualmente» o «romper filas e imponer el sálvese quien pueda. Todos nos mediremos por la implicaciones éticas de la decisión que se tome hoy» ha sentenciado, para agregar que se necesitan mantener las restricciones de circulación «unas pocas semanas más. Se lo debemos a los fallecidos, que han pagado el precio más alto, a los enfermos, a los miles de sanitarios, a los policías, militares, trabajadores del campo y de la ciudad, a los mayores y a los más pequeños. Por eso les pido que sumen su voto a la lucha contra la epidemia».

En este sentido, ha animado a trabajar «sin maximalismos» y con «lealtad» en la comisión parlamentaria de reconstrucción, que se constituye este jueves. «Necesitamos esa unión», ha exhortado el presidente del Gobierno, por entender que «queda lo más complejo, volver a nuestra vida mientras nos protegemos».

Asimismo, ha explicado el último delos términos acuñados en la factoría de Iván Redondo, el de la «cogobernanza» «que nos ayudará a ordenar el trabajo, el flujo de información y la toma de decisiones» con las Comunidades Autónomas que tendrán «capacidad interpretativa» para desarrollar las órdenes que se emitan. El cambio de fase depende, a partir del día 11, de la capacidad de respuesta sanitaria, en 5 días, para asegurar camas UCI y de agudos, por si hay repuntes, así como actualizado y comunicado el panel de indicadores.

Comentar ()