El presidente del PP, Pablo Casado, será el único líder de los grandes partidos que podrá asistir a la comisión parlamentaria para la reconstrucción, al haberse inscrito en la misma como «adscrito», aunque no propiamente como miembro.

El propio Casado desveló este jueves en el Senado que los nueve representantes populares en la comisión no permanente cuya creación aprobó este martes por unanimidad la Mesa del Congreso, a iniciativa del PSOE y Unidas Podemos, serán la vicepresidenta tercera de la Mesa, Ana Pastor, a quien el PP propone para presidir la comisión; y los diputados Elvira Rodríguez, Mario Garcés, Isabel Borrego, Cuca Gamarra, Rosa Romero, José Ángel Echániz, Luis Santamaría y Guillermo Mariscal.

No obstante, fuentes populares precisaron que Casado; la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo; y el secretario cuarto de la Mesa, Adolfo Suárez, estarán adscritos a la comisión, para acudir a sus sesiones cuando lo consideren oportuno.

Fuentes de Vox también informaron a Servimedia de cuáles serán los cinco representantes que le corresponden en la mesa para la reconstrucción. En concreto, lo serán su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros; su portavoz adjunta, Macarena Olona; el vicepresidente cuarto de la Mesa, Iván Gil Lázaro, y sus diputados Inés María Cañizares y Juan Luis Steegman.

Esta mañana comunicó sus 13 representantes el Grupo Socialista: su portavoz, Adriana Lastra, y los diputados Luisa Carcedo, Pedro Casares, Santos Cerdán, Héctor Gómez, Manuel Gabriel González Ramos, Isaura Leal, Patxi López, Mar Luz Martínez Seijo, Mercè Perea, Ana Prieto, César Ramos y Rafael Simancas.

El martes se conocieron los de Unidas Podemos, que serán el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens; su portavoz, Pablo Echenique; y sus portavoces adjuntos, Sofía Castañón y Enrique Santiago.

A diferencia de la Mesa para la Recontrucción Social y Económica que pergeñó inicialmente el Gobierno, y que preveía la participación tres representantes del Ejecutivo junto a los respectivos portavoces de todos los grupos parlamentarios, su conversión en comisión dentro del Congreso, condición impuesta por el PP para participar, no contempla puestos específicos para los ministros.

Por ese motivo, ni el PSOE ni Unidas Podemos han incluido a miembros del Ejecutivo en sus respectivas delegaciones en la comisión, ya que tendrían que haber intervenido, no en calidad de ministros de un Gobierno único, sino de diputados de su grupo parlamentario.

El resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria disponen sólo de un puesto en la comisión para la reconstrucción, por lo que previsiblemente designarán para ocuparlo a sus respectivos portavoces.