El Gobierno vasco prepara ya el regreso a la actividad presencial de todo su personal a partir del 11 de mayo próximo y cuenta ya con un plan progresivo que completaría el retorno de sus 43.000 funcionarios en un plazo de cuatro semanas. El Plan del Ejecutivo de Urkullu prevé medidas que refuercen la seguridad de sus trabajadores mediante el aseguramiento de la distancia entre los puestos de trabajo, el refuerzo de la higiene y la limitación de movilidad en algunos ámbitos.

Así, tanto el personal público de la Administración General como el de los organismos autónomos deberá seguir unas pautas que pasan, entre otras recomendaciones, por acudir al trabajo preferentemente en vehículo privado y que se limite al máximo el traslado al puesto de trabajo en transporte público o en servicios concertados. Además, en los lugares en los que no se pueda adaptar el puesto de trabajo para asegurar una distancia mínima de dos metros se facilitará a los empleados públicos mascarillas y Equipos de Protección Individual (EPI) a los trabajadores.

Desde el próximo lunes quedarán suspendidas todas las reuniones presenciales y visitas exteriores «no esenciales». Como medida de seguridad, se establece que en los ascensores de los edificios públicos sólo podrá viajar una persona para evitar el riesgo de contagio. El plan de Ejecutivo vasco, que ahora está en proceso de acuerdo con la representación sindical, contempla también que permanezcan cerrados los comedores de los centros de trabajo que dispongan de ellos.

El plan prevé una incorporación progresiva del personal público en un plazo de cuatro semanas

Desde el pasado 17 de marzo el Ejecutivo vasco limitó la presencia física de los funcionarios en los puestos de trabajo al 20% del total. Desde entonces tan sólo acude a su puesto de trabajo el personal «estrictamente imprescindible». A partir del lunes se irán incorporando cada vez más unidades de la Administración, siendo la última en el plan de normalización la referida a la atención al público. La prioridad en el proceso progresivo es asegurar que no se produzcan concentraciones de personas y que se pueda garantizar una distancia física mínima que dificulte un posible contagio por coronavirus. En el plan diseñado se contempla prorrogar hasta nuevo aviso el programa de teletrabajo que ya existía en la Administración vasca. Corresponderá a cada dirección de servicios la aplicación de todas estas medidas.

Teletrabajo

Entre ellas está previsto que los trabajadores con menores de 14 años a su cargo, y que no tengan posibilidad de dejarlos a cargo del otro integrante de la pareja, continúen teletrabajando. De igual modo, los funcionarios o trabajadores de la Administración con personas dependientes bajo su cargo podrán continuar sin asistir físicamente al puesto de trabajo.

Entre las acciones especiales que se reforzarán destacan las relativas a la higiene. Así, se han aumentado los planes de limpieza de los espacios laborales y se pondrá a disposición de todo el personal productos de higiene personal. En los casos de trabajadores públicos que emplean uniformes se ha habilitado protocolos de higiene para su traslado hasta un punto de lavado a alta temperatura.

En la última fase de retorno a la normalidad, la referida a la atención al público, se ha planteado que se potencie el servicio de cita previa para evitar aglomeraciones en las oficinas. En todos los servicios abiertos a la ciudadanía se instalarán dispensadores de hidrogeles y se incrementará la limpieza de los espacios de atención al público.