Política

Cataluña sufrió un millar de acciones violentas de raíz política el segundo semestre de 2019

Según las entidades constitucionalistas el independentismo generó el 96,22% de la violencia política en Cataluña y el PSC fue el partido más atacado

logo
Cataluña sufrió un millar de acciones violentas de raíz política el segundo semestre de 2019

Huelga general en Cataluña: policías antidisturbios en Barcelona. EFE

Resumen:

El segundo semestre de 2019 se produjo un crecimiento exponencial de la violencia y microviolencia política en Cataluña, en su gran mayoría ejercida por movimientos independentistas en contra de organizaciones constitucionalistas, particulares e incluso contra otros independentistas. La clave de ese clima explosivo fue la sentencia del procés, dictada por el Tribunal Supremo el 14 de octubre, coincidiendo con el segundo aniversario del referéndum ilegal de independencia y los sucesos posteriores.

Así lo acredita el segundo informe del Observatorio Cívico de la Violencia Política en Cataluña, creado por las asociaciones Impulso Ciudadano y Movimiento contra la Intolerancia. El estudio recopila los incidentes relacionados con la violencia política y el odio ideológico cometidos en Cataluña, que cifra en 977 incidentes durante el segundo semestre, cinco veces más que en el primero (en el que fueron 187).

Según el estudio, los episodios de micro violencia han seguido siendo numerosos, como en el primer semestre, pero «lo más preocupante es la aparición de fenómenos organizados de guerrilla urbana», especialmente intensos durante la “Semana extrema”, del 14 al 20 de octubre. Estos incidentes «generaron situaciones de gran peligro» añade el informe, señalando que provocaron «cientos de heridos y muchos daños en propiedades públicas y privadas».

Los independentistas, tras el 96% de las agresiones

Respecto a los responsables de esa violencia, el 96,22% de los incidentes han sido provocados por partidarios de la independencia de Cataluña lo que representa un ligero incremento respecto al semestre anterior (91,53%). Según el Observatorio, los sucesos ocasionados por opositores a la secesión suponen un 2,05%. El resto (1,73%) son incidentes de autoría indeterminada, recíproca -frecuentemente rifirrafes entre conductores atrapados por cortes de carretera y nacionalistas que invaden la vía- o no relacionada con la independencia.

En cuanto a las víctimas, los grupos o personas contrarias a la secesión de Cataluña han sufrido el 28,97% de la violencia (283 incidentes), frente al 4,10% (40 supuestos) que han padecido los secesionistas, si bien la mitad de estas últimas agresiones -exactamente 20- han sido provocadas por sectores muy radicalizados del mismo bloque ideológico independentista.

El informe señala además que en un 65% de los casos las víctimas han sido personas indeterminadas que han visto restringidos sus derechos, básicamente a la libertad de transito o acceso al puesto de trabajo, por los actos convocados por partidarios de la independencia «que han desencadenado numerosos desórdenes públicos».

PSC, el partido más atacado

Las sedes de partidos políticos han sido objetivo preferido de las acciones violentas de origen político. Y entre ellas, las del PSC han sido las más atacadas. Los socialistas han registrado 33 ataques a sus sedes en forma de escraches, agresiones, pintadas o lanzamiento de excrementos. Además, los ataques de Terrassa y Esparraguera se produjeron con los militantes dentro de las instalaciones.

Sin embargo, Ciudadanos es el partido que ha sufrido más agresiones físicas a sus militantes. En total, Cs ha sido víctima de 25 incidentes, de los que buena parte se han centrado en Hospitalet de Llobregat.

El PP y Esquerra han sido atacados en 13 ocasiones, con la peculiaridad de que en el caso de ERC doce de ellos fueron ejecutados por otros partidarios de la secesión que afeaban a esta formación su pusilanimidad en la lucha por la independencia. PdCat-JxCat también ha recibido 7 ataques de otros grupos secesionistas. Por su parte, Vox ha sido agredido en 5 ocasiones y En Comú Podem (ECP) y la CUP dos veces cada uno.

Los partidos constitucionalistas han sufrido 78 ataques y los secesionistas, 22. Las agresiones en el 95% de los casos las han realizado individuos de la órbita secesionista; en el 4%, antisecesionistas, y en el 1% la autoría es indeterminada. El informe destaca además especialmente el hecho de que los grupos y partidos constitucionalistas suelen ser calificados recurrentemente por sus agresores como “fascistas” y sus instalaciones son pintadas con la cruz gamada.

S’ha acabat, en la diana

Por entidades, los estudiantes constitucionalistas de S’ha Acabat son el grupo en la diana de los independentistas, una situación que ya se produjo durante la primera mitad de 2019. En conjunto, se contabilizan 15 ataques a sedes o personas vinculadas a entidades sociales, 10 del ámbito constitucionalista, 3 del secesionista y 2 del deportivo (atribuibles al sector separatista).

El estudio destaca también especialmente el aumento de ataques a las instituciones, centrados en los ataques a fuerzas policiales durante el «octubre caliente» catalán. Y relata «sucesos de extraordinaria gravedad» durante los disturbios, como «intentos de derribo de un helicóptero policial con cohetes pirotécnicos o su señalamiento con un láser; lanzamientos de artefactos incendiarios, objetos punzantes, pirotécnicos y contundentes y de ácido a los funcionarios de policía».

Señala asimismo que «algunos hechos denotan una extraordinaria deshumanización en relación con las personas afectadas, como la profanación de tumbas de siete soldados y guardias civiles en el cementerio de Sant Andreu (Barcelona) o las mofas a un paracaidista militar accidentado».

Comentar ()