La Fiesta del Libro y la Rosa ha amanecido con sorpresas desagradables para Ciudadanos y PSC, cuyas sedes L’Hospitalet y Badalona respectivamente han sufrido nuevos ataques esta noche, los primeros con lanzamiento de heces a la puerta del local.

También ha sufrido pintadas amenazantes el domicilio particular del secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, una de las voces más duras contra la actuación de los CDR’s dentro del socialismo catalán.

El partido naranja ha denunciado en twitter los doce ataques de «pacíficos demócratas» que ha sufrido su sede en la segunda ciudad de Cataluña. «Los violentos no nos callarán, C’s se fortalece ante los intolerantes. Sí, nos tiran excrementos de animales» denuncia el mensaje de ciudadanos.

En tono más irónico, el PSC de Badalona ha denunciado «un día más de huevos y pintura desperdiciada. La próxima vez, amiguitos y amiguitas demócratas, añadid algo de patatas y cebolla… que es como nos gusta la tortilla. Seguiremos trabajando por una Badalona tolerante, dialogante, de todos y para todos».

Salvador Illa, por su parte, ha anunciado la presentación de una denuncia ante los Mossos d’Esquadra por las pintadas realizadas esta noche. «Ni olvido ni perdón» aparece en la fachada de su domicilio junto a la firma de un CDR, ante lo que Illa ha advertido que «conocen poco a los socialistas si piensan que conseguirán algo con este burdo intento de intimidación».

Las nuevas pintadas, coincidiendo con un Sant Jordi que se prevé especialmente reivindicativo y con las acciones convocadas por los CDR’s de toda Cataluña en contra de la Fiscalía, por el procesamiento del edil de Sant Joan de Vilatorrada, se suman a los muchos incidentes sufridos por los partidos constitucionalistas en los últimos meses.

Incidentes que han sido sistemáticamente silenciados o minimizados por los partidos independentistas, que defienden que «la única violencia es la que ejerce el Estado» contra ellos.