Política CRISIS DEL CORONAVIRUS

La cacerolada contra el Gobierno llega al chalet de Pablo Iglesias en Galapagar

Vecinos de La Navata protestan a pocos metros de la casa de Pablo Iglesias en Galapagar (Madrid).

Varios vecinos del municipio madrileño de Galapagar protestaron el sábado con una cacerolada frente al domicilio que los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, tienen en la urbanización de La Navata.

La protesta frente a la residencia de Iglesias y Montero se produce en una semana en la que se han popularizado las concentraciones en toda la Comunidad. Los manifestantes claman contra la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez durante la crisis del Covis-19 y por la negativa a Madrid para avanzar a la Fase 1.

Varios vecinos protestan este sábado frente al domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero en La Navata (Galapagar) | El Independiente

El viernes participaron unos pocos vecinos en la marcha de La Navata. Ayer, en cambio, se unieron más ciudadanos a la protesta. En torno a las 21 horas, estos galapaqueños avanzaron hasta el puesto de la Guardia Civil que custodia la residencia de los líderes de Podemos.

En las imágenes se observan a algunas de estas personas con banderas de España, otros golpeando utensilios de cocina para hacer ruido y a vecinos ajenos a la marcha que pasean por las mismas calles. En ningún momento se aprecia a una multitud de personas ni aglomeraciones entre los manifestantes.

Protestas en Madrid y sus pueblos

Este sábado se cumplieron siete días consecutivos de protestas en Madrid. Las concentraciones contra el Gobierno, que se popularizaron en la calle Núñez de Balboa, en el madrileño barrio de Salamanca, se extendieron en otros puntos de la región.

Concentraciones similares tuvieron lugar en Aravaca, Pinar de Chamartín o Chamberí y en otros municipios limítrofes como Majadahonda o Pozuelo.

Un día más, una docena de vehículos policiales y un helicóptero vigilaron en la calle de Núñez de Balboa el cumplimiento del estado de alarma y las medidas de distanciamiento entre los asistentes.

El dispositivo desplegado desde la Delegación de Gobierno controla que las personas que acuden a estas manifestaciones cumplan con las medidas de distanciamiento a consecuencia de la crisis sanitaria por la COVID-19.

Los manifestantes realizaron recorridos por esta calle, y por las zonas aledañas, para evitar las sanciones policiales.Los agentes requirieron a los asistentes que no se parasen y que circularan por la acera para no invadir la calzada.

Con un gran número de banderas de España y al grito de «Sánchez dimisión» o «libertad», los asistentes terminaron su acción de protesta con una cacerolada. En redes sociales, los convocantes de la protesta, que se denominan «Resistencia Democrática de España», pidieron a los asistentes llevar «siempre mascarilla» y mantener la «distancia social».

Los agentes de la Policía Nacional realizaron más de una docena de propuestas de sanción desde el inicio de las protestas, según informan fuentes policiales a Efe.

Comentar ()