La fuga de Pablo Escobar de la cárcel de La Catedral se queda sin culpables.

El Consejo de Estado de Colombia ha rechazado reabrir la causa contra el entonces ministro de Justicia y hoy procurador general, Fernando Carrillo, por la fuga del fundador del Cártel de Medellín de la prisión conocida como La Catedral.

Escobar accedió a recluirse en La Catedral, una cárcel construida a su medida en Envigado, Antioquia (norte), tras llegar a un acuerdo con el Gobierno de César Gaviria (1990-1994) para no ser extraditado a Estados Unidos.

Un año después de ingresar allí, entre el 21 y el 22 de julio de 1992, Escobar se fugó de La Catedral ante los planes de la Casa de Nariño de trasladarle a una verdadera prisión para evitar que siguiera delinquiendo entre rejas.

En 1994, la Procuraduría General de la Nación sancionó con 30 días de suspensión en su condición de ministro de Justicia a Carrillo por «las omisiones que dieron lugar a la entrada en funcionamiento de la Cárcel Nacional de Máxima Seguridad de Envigado y que derivaron en la fuga del narcotraficante Pablo Escobar», ha recordado el Consejo de Estado, informa Europa Press.

Ya en 2003, el entonces jefe de la PGN, Edgardo Maya, revoca la sanción disciplinaria contra Carrillo por un defecto procesal en el recurso de reposición en la que se confirmó, pero su decisión «fue demandada ante el Consejo de Estado» por un tercero con la intención de reactivar dicha sanción.

El Consejo de Estado se ha negado esgrimiendo que «ya venció el plazo para demandar», puesto que los terceros solo pueden hacerlo en los cuatro meses siguientes y cuando se presentó la demanda ya habían pasado más de trece años.

Al mismo tiempo, el Consejo de Estado ha recordado que «el beneficiario de la revocatoria directa de la sanción (Carrillo) puede presentar la demanda de nulidad simple contra estos actos de contenido particular».