El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha llamado a que paren los saqueos y disturbios que se extienden por todo el país tras la muerte del afroamericano George Floyd, a quien un policía ya detenido asfixió durante minutos con la rodilla en su cuello para morir poco después en el hospital. Las protestas por la muerte de Floyd, lideradas por el movimiento Black Lives Matter, han resultado en algunas ciudades del país en graves disturbios. Han ardido comisarías, coches de policía, tiendas y se han generalizado los saqueos. El viernes, los manifestantes también trataron de asaltar la sede de la CNN en Atlanta.

En Washington, un numeroso grupo también amenazó con comprometer la seguridad de la Casa Blanca, que fue puesta en lockdown durante algunos minutos. Donald Trump ha asegurado este sábado que los agentes del Servicio Secreto controlaron la situación, pero ha advertido de qué sucederá si esos actos se repiten.

«Gran trabajo la pasada noche del Servicio Secreto», ha escrito en su cuenta de Twitter Trump, que ha asegurado que siguió «cada movimiento» y «no me pude sentir más seguro». «Dejaron que los manifestantes gritaran y se quejaran todo lo que quisieron, pero cuando alguno se puso juguetón o se pasó de la raya, fueron rápida y duramente neutralizados», ha escrito el presidente, que no parece dispuesto a rebajar la tensión que se ha apoderado del país.

«Era una gran masa, organizada profesionalmente, pero nadie estuvo cerca de traspasar la valla. Si lo hubieran hecho, habrían sido recibidos con los perros más crueles y las armas más siniestras que he visto nunca. Ahí es cuando la gente habría sido gravemente herida, como poco», ha añadido, asegurando que el Servicio Secreto dispone en primera línea a los agentes más jóvenes porque lo disfrutan.

El presidente norteamericano insiste en asegurar que los saqueos y las protestas violentas «tienen poco que ver con la memoria de George Floyd». Algunas voces dentro del movimiento Black Lives Matter, como el rapero Killer Mike, también han llamado esta noche a «quemar hasta los cimientos el racismo institucional», pero no las ciudades y negocios.

El agente que provocó la muerte de George Floyd, Derek Chauvin, ya ha sido detenido y pesan contra él cargos de homicidio, aunque las masas de manifestantes reclaman la detención del resto de policías presentes en la escena. Uno de los gritos más repetidos en las manifestaciones, antes de los disturbios que se producen cada noche, es «No justice, no peace, prosecute the police» -«sin justicia no hay paz, enjuicien a la policía»-