El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que incluirá a las organizaciones autodenominadas antifascistas -‘Antifa’ en la lista de organizaciones terroristas en represalia por los disturbios ocurridos en las últimas noches durante las protestas por la muerte durante una detención del ciudadano afroamericano George Floyd.

Las protestas pacíficas contra la actuación policial, extendidas por todo el país, han degenerado en muchos casos en una ola de saqueos y vandalismo que las autoridades centrales y estatales han desvinculado de los responsables del movimiento Black Lives Matter.

La situación se ha agravado hasta el punto de que las principales ciudades del país han declarado toques de queda, que no han impedido las concentraciones. En ciudades como Mineápolis ya se ha desplegado la Guardia Nacional.

«Estados Unidos de América va a designar a los ‘Antifa’ como Organización Terrorista», ha publicado Trump a través de su cuenta oficial en Twitter.

El mandatario estadounidense ha felicitado además a la Guardia Nacional «por su gran trabajo» en su despliegue en Mineápolis, donde ocurrió la muerte de Floyd y epicentro de las protestas. La Guardia Nacional llegó en la noche del sábado a la capital de Minesota.

«Los ‘antifa’ liderados por anarquistas, entre otros, fueron parados. ¡El alcalde lo debería de haber hecho la primera noche y no habría habido problema!», ha argumentado.

“Grupos radicales, agitadores y externos, están explotando la situación para avanzar en su propia agenda violenta», ha dicho en la misma línea el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr. «La violencia es planeada, organizada e impulsada por grupos anarquistas y extremistas de izquierda que utilizan tácticas ‘antifa'», abundó.

Además, Trump ha responsabilizado a los medios de comunicación de «hacer todo lo posible para fomentar el odio y la anarquía». «Son gente verdaderamente mala con unos objetivos asquerosos», ha asegurado.

La muerte esta semana de George Floyd en Mineápolis tras pasarse casi nueve minutos con su cuello aprisionado por la rodilla del agente de Policía Derek Chauvin ha desatado protestas, disturbios y saqueos en la ciudad más poblada del estado de Minesota, ahora bajo estado de emergencia.

A lo largo de las noches del viernes y del sábado se han registrado protestas y disturbios en una treintena de ciudades del país, que se han saldado con tres muertos y cientos de detenidos.