El Ministerio del Interior ha repatriado este domingo a un policía nacional que está destinado en el Consulado de España en Bata (Guinea Ecuatorial) y que dio positivo por coronavirus en un centro sanitario local. El agente ha sido directamente ingresado en un hospital de Santander, donde será ahora evaluado.

El agente Valentín G. G. ha sido trasladado a España en un avión Falcon F50 de la compañía maltesa Harmony Jets que partió de la capital ecuato-guineana a primera hora de la mañana y que ha aterrizado en el aeropuerto Seve Ballesteros-Santander antes de las 16 horas. La ambulancia de soporte vital básico que lo esperaba en la pista -escoltada por varios coches policiales- lo ha trasladado hasta el hospital Marqués de Valdecilla, donde ha quedado internado en la zona habilitada para los pacientes con covid-19.

Un familiar ha confirmado a El Independiente la repatriación del policía, de 60 años de edad y con problemas cardiovasculares previos. La fuente ha dicho que el estado del agente es «delicado» y que lleva más de una semana con síntomas, habiéndose retrasado varios días el traslado a España.

La ambulancia saliendo desde el aeropuerto de Santander hacia el hospital.

Según ha podido conocer este diario, Valentín G.G. comenzó a sentirse mal días atrás e ingresó en un hospital de Bata, donde dio positivo en la prueba PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa). El empeoramiento de su estado y las complicaciones respiratorias aconsejaron su ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), por lo que su familia inició gestiones con la División de Cooperación Internacional con vistas a la repatriación para poder ser atendido médicamente en España.

Fuentes de la Confederación Española de Policía (CEP) -al que pertenece el veterano policía- han indicado que han estado apoyando a la familia y realizando gestiones con la Dirección General de la Policía para tratar de agilizar el traslado, sobre todo ante los contratiempos que se han ido registrando. El viaje se iba a llevar a cabo inicialmente el 2 de junio y ha terminado demorándose cinco días.