Política

La Inspección de Trabajo incumple su protocolo para prevenir contagios entre su personal

Funcionarios denuncian que no se les proporciona material suficiente para protegerse durante las visitas a los centros de trabajo / El procedimiento establece que se use un par de guantes en cada inspección y les facilitan uno para toda la semana

Kit de prevención semanal proporcionado a inspectores de Trabajo.

Kit de prevención semanal proporcionado a inspectores de Trabajo. EL INDEPENDIENTE

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social incumple su propio protocolo para la prevención y control de contagios por la covid-19 al no proporcionar a sus funcionarios material de protección en número suficiente para poder realizar todas las visitas a los centros laborales con las máximas garantías para su salud.

El kit que el organismo dependiente del Ministerio de Trabajo y Economía Social está repartiendo semanalmente a los inspectores y subinspectores incluye dos mascarillas quirúrgicas, una de tipo FFP2 o equivalente, un bote de gel hidroalcohólico y un par de guantes de nitrilo, como se puede comprobar en la imagen que ilustra esta información. Cada vez que retira material, el empleado debe firmar un documento para que quede constancia de los artículos que se llevan.

El malestar entre los funcionarios es palpable especialmente por el escaso número de guantes que ponen a su disposición, máxime cuando el procedimiento reglado para prevenir contagios elaborado por la propia Inspección establece que la protección de las manos deberá desecharse «después de cada actuación inspectora». Ello está obligando a muchos empleados a comprar guantes de su bolsillo.

Protocolo de prevención de la covid-19 elaborado por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En sus visitas a los centros de trabajo, los inspectores y subinspectores no sólo tienen el cometido de vigilar el cumplimiento de la legislación en materia de Seguridad Social, sino también comprobar si los empresarios ponen a disposición de los trabajadores Equipos de Protección Individual (EPI), medios de higiene personal y cuáles son las medidas que adoptarían en caso de contagio o sospecha por coronavirus. No disponer de estos medios de protección puede dar pie a que se levante un acta de infracción y se imponga una multa a la empresa.

«Doble moral»

«Es la doble moral. Exigimos una cosa a los demás que después no cumplimos nosotros porque te están racaneando los medios de protección. Si no hay, lo honrado es decirlo», explica un inspector a este diario. Éste asegura que le han llegado a pedir que lleve él un bote para llenárselo de solución higiénica para las manos al haber problemas con un proveedor.

El organismo estatal ha elaborado un documento de cinco páginas, al que ha tenido acceso este diario, en el que se detallan hasta 25 recomendaciones que debe observar su cuerpo de funcionarios -relativas tanto a la preparación como a la ejecución de las visitas- a fin de extremar la precaución y evitar que puedan contagiarse con el virus.

En el epígrafe titulado ‘Equipos preventivos y elementos para la higiene personal’ se enumeran los medios que han de emplearse y se precisa en qué caso debe utilizarse un tipo de mascarilla u otro y cuándo es recomendable usar una pantalla facial, por ejemplo. En todas las actuaciones, indica el documento, «será obligatorio el uso de guantes de protección» para evitar posibles contagios a través de las manos y se adoptará la medida higiénica de lavado de manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico durante la actuación y cuando éste termine.

El organismo estatal puede sancionar a una empresa si en una visita constata que no facilita a sus trabajadores material de protección

«En los casos de visitas a centros de trabajo sanitarios o socio-sanitarios (…) podrá ser necesario el uso de monos desechables para la protección completa del cuerpo, lo que se valorará en todo caso en la preparación de las visitas», añade. El procedimiento también señala que se facilitarán «pañuelos desechables» a los empleados, sin que éstos se hayan incluido en el kit facilitado al inspector con el que ha hablado este medio.

En cuanto a la forma de llevar a cabo las visitas, la indicación es que se mantenga en todo momento la separación de dos metros con la persona con la que tenga que interactuar, se evitará que las entrevistas superen los «15 minutos de duración» y se intentará que éstas se lleven a cabo «en espacios abiertos o al aire libre» y, en todo caso, en «lugares ventilados o apartados».

El protocolo considera que el escenario de riesgo ante el posible contagio por covid-19 en el entorno laboral es de «baja probabilidad de exposición» porque habitualmente se puede mantener la distancia interpersonal que recomiendan las autoridades sanitarias. En sus observaciones al borrador del procedimiento, el Sindicato Estatal de Subinspectores Laborales de Empleo y Seguridad Social (SESLAESS) mostró su total «desacuerdo» con dicha catalogación sin haberse hecho previamente una «evaluación de riesgo específica», dada la diferente naturaleza de las actuaciones inspectoras y el tipo de actividad económica de la empresa a visitar.

Distancia interpersonal y confidencialidad

«Difícilmente se puede mantener una distancia interpersonal de más de dos metros en las entrevistas a los empresarios y trabajadores si se quiere guardar la confidencialidad con respecto a clientes, en el primer caso, y con respecto al resto de plantilla, empresarios y clientes, en el caso de los trabajadores. La solución de la Dirección General de realizar estas entrevistas fuera del centro de trabajo, es decir, en la vía pública, tampoco garantizaría dicha confidencialidad», alegó.

Este sindicato también ha demandado que, dado que la recomendación es que cada funcionario acuda al centro de trabajo a inspeccionar en su propio vehículo, se les faciliten los productos de limpieza necesarios que recomienda el Ministerio de Sanidad para evitar contagios.

Igualmente, el SESLAESS ha exigido que los geles hidroalcohólicos que les proporcionen sean «con actividad virucida y autorizados» para el lavado de manos y que todas las inspecciones provinciales dispongan de un «adecuado» número de pantallas faciales para el uso de los funcionarios en los casos recomendados.

Comentar ()