Política

Disturbios en Londres y París durante las protestas por el movimiento Black Lives Matter

Los manifestantes de Londres se han enfrentado con las fuerzas de seguridad, a las que han lanzado botellas y otros objetos contundentes | En la capital francesa se han producido enfrentamientos entre los manifestantes contra el racismo y un grupo ultranacionalista

Europa Press

Las manifestaciones antiracistas y contra el movimiento Black Lives Matter convocadas este sábado en París y Londres han terminado con enfrentamientos entre los manifestantes, disturbios y cargas policiales.

Varios miles de manifestantes se han concentrado en el centro de Londres para protestar contra el movimiento Black Lives Matter y en varios momentos se han enfrentado con las fuerzas de seguridad, a las que han lanzado botellas y otros objetos contundentes. La Policía ha respondido con gas lacrimógeno y cargas con porras y a caballo.

La contramanifestación tiene el objetivo declarado de «proteger» las estatuas levantadas en torno al Parlamento británico, como la del ex primer ministro Winston Churchill, protegida con unos paneles para evitar ataques como los sufridos por otros monumentos durante las protestas antirracistas.

Tras los incidentes, la ministra del Interior británica, Priti Patel, ha condenado la violencia «meridianamente inaceptable». «Cualquiera que haya perpetrado actos de violencia o vandalismo debe afrontar toda la fuerza de la ley. La violencia contra nuestros policías no será tolerada», ha apuntado, informa Europa Press.

Las autoridades habían pedido a la población que no participe en las manifestaciones convocadas para este sábado debido al riesgo de violencia. «No salgáis a la calle para protestar en los próximos días», ha publicado el alcalde londinense, Sadiq Khan, que ha reiterado su apoyo al movimiento Black Lives Matter.

Los vídeos difundidos en redes sociales muestran a aficionados al fútbol bebiendo, coreando el nombre de Inglaterra y el himno británico y haciendo el saludo nazi. Los manifestantes han sido abiertamente hostiles con la prensa.

Todas las marchas, sin distinción alguna, terminarán a las 17.00 de la tarde, hora peninsular española, después de que las últimas manifestaciones antirracistas culminaran en la destrucción de estatuas de antiguas figuras asociadas al esclavismo de la era colonial británica, un acto que enfureció a grupos de ultraderecha.

Protestas y disturbios policiales en Londres, este sábado. EFE / EP

El primer ministro británico, Boris Johnson, mostró su enfado el pasado viernes y denunció que incidentes como éstos demostraban que las manifestaciones, convocadas en solidaridad por la muerte a manos de la Policía del estadounidense de raza negra George Floyd, habían sido «secuestradas por grupos violentos».

El grupo Black Lives Matter de Londres ha respondido a Johnson que «no nos van a silenciar» y prometido seguir con su iniciativa.

El comandante de la Policía Metropolitana, Bas Javid, ha recordado que el país sigue inmerso en una epidemia de coronavirus y pedido contención a los manifestantes.

«Entiendo por qué la gente quiere que se escuche su voz: se ha causado un impacto muy fuerte en las comunidades [negras]. Pero seguimos en una epidemia y quiero pedir a los asistentes que no se congreguen en grandes multitudes», ha declarado Javid en comentarios recogidos por The Guardian.

Choque entre antifascistas y ultras en París

A su vez, la Policía de París también ha recurrido al gas lacrimógeno para dispersar una multitudinaria protesta en la ciudad contra la violencia policial y el racismo, que había degenerado en conatos de enfrentamientos entre grupos antifascistas y miembros del grupo ultranacionalista conocido como Los Identitarios.

La manifestación, que ha congregado a unas 20.000 personas según han confirmado fuentes de la organización a Le Figaro, ha sido convocada por Assa Traore, cuyo hermano Adama, un joven de raza negra, murió bajo custodia policial en 2016 al norte de la capital. «Hoy nos reunimos para denunciar la violencia policial. Nos reunimos para denunciar la violencia social. Nos reunimos para denunciar la violencia racial», ha asegurado Traore ante la multitud.

Mientras tanto, los contramanifestantes de extrema derecha desplegaron una enorme pancarta denunciando lo que llamaron «racismo anti-blanco» desde una azotea, que fue hecha trizas rápidamente por los residentes de un balcón en uno de los pisos inferiores, según testigos de DPA.

Las últimas protestas han reavivado el debate en Francia sobre el racismo, pero también sobre las tácticas policiales. Las fuerzas de seguridad ya fueron criticadas el año pasado por la dureza de sus tácticas durante las manifestaciones, a menudo violentas, del movimiento de protesta de los ‘chalecos amarillos’.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, anunció el lunes reformas limitadas que incluyen la prohibición del uso de estrangulamientos para sospechosos y la suspensión automática de oficiales en caso de cualquier «sospecha confirmada» de acciones o comentarios racistas.

Ese anuncio, sin embargo, provocó una furiosa respuesta de los agentes de Policía, cientos de los cuales protestaron el jueves en todo el país, arrojando simbólicamente sus esposas al suelo. El radical líder izquierdista Jean-Luc Melenchon criticó esas protestas y exigió a la Policía que «cambie de actitud».

«Es la primera vez que vemos sindicatos que, en lugar de exigir el pago de horas extras o mejores condiciones de trabajo, exigen el derecho de ahogar a la gente», lamentó ante la prensa antes de la protesta del sábado.

Comentar ()