Política

El fiscal reclama para Trapero la misma condena que para los líderes del 'procés': "Son los mismos hechos"

Mantiene la "dejación de funciones" de la cúpula de los Mossos el 1-O: "Se preocuparon de ser la Policía del pueblo, pero ¿del que estaba del lado de la ley o en contra de ella?", lanza el representante del Ministerio Público en su informe final

Trapero, ex mayor de los Mossos, durante su juicio en la Audiencia Nacional. EFE

El fiscal Miguel Ángel Carballo reclamó este lunes a la Sala Penal de la Audiencia Nacional que el exmayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, y la ex cúpula de dicho Cuerpo sea condenada por sedición, igual que los líderes del procés en el Tribunal Supremo.

A pesar de que la Fiscalía ha propuesto como alternativa una condena por desobediencia, castigada con una pena de inhabilitación y no de prisión, Carballo afirmó durante su informe final que «quizá esta calificación alternativa no habría sido necesaria» porque la principal «sigue siendo la del delito de sedición tal y como la aplicó el Tribunal Supremo». «Estamos enjuiciando los mismos hechos que se enjuiciaron en el Supremo, con la diferencia de los acusados», sostuvo el fiscal de la Audiencia Nacional.

El Ministerio Público mantiene que hubo una «dejación de funciones» de los responsables de los Mossos d’Esquadra tanto el 20 de septiembre de 2017-durante el asedio a la comitiva judicial que registró la Consejería de Economía catalana- como el 1 de octubre, cuando tuvo lugar el referéndum ilegal catalán. Carballo acusó a Trapero de «confundir al Cuerpo de los Mossos consigo mismo» y tanto a él como a los otros acusados, el exdirector general del Cuerpo Pere Soler, el exsecretario de la consejería de Interior César Puig y la intendente Teresa Laplana de «conocer las intenciones de sus mandos políticos», entre ellos el consejero Joaquim Forn condenado por sedición a 10 años y seis meses de prisión en la sentencia del procés del Tribunal Supremo.

El fiscal dijo que los exjefes de los Mossos utilizaron «la excusa de la proporcionalidad como un mantra». «Se preocuparon de ser la Policía del pueblo. Pero de qué pueblo, ¿del que estaba del lado de la ley o en contra de la ley?», lanzó. «Se dedicaron a estar pendientes de la Guardia Civil, de buscar pelotas por el suelo, de buscar heridos…pero no a impedir el referéndum», dijo.

«No es un juicio contra los Mossos»

El representante del Ministerio Público comenzó sus conclusiones finales aclarando que «esto no es un juicio a los Mossos d’Esquadra con los que la Audiencia Nacional ha trabajado con éxito» y sostuvo que «entre los Mossos de 2017 y los de ahora que luchan contra el tumulto la única diferencia que existe no es sino la de sus responsables políticos y su mando operativo más importante».

Expuso que la «dejación consciente de funciones» de los mandos de los Mossos «les sitúa en la órbita del autor directo porque fue indispensable para la comisión del resto de delitos que cometieron aquellos acusados [los miembros del Gobierno independentista de Carles Puigdemont]».

Acusó a los responsables de los Mossos de «dejación consciente inicial del orden público hasta permitir que el control fuera imposible y llegar a una situación de descontrol tumultuaria» y de querer dar al referéndum del 1 de octubre «una apariencia internacional de que se desarrollaba correctamente y de institucionalidad o de derechos democráticos».

«Se vino arriba» con la detención de Puigdemont

En cuanto al plan para detener al expresidente Carles Puigdemont que el mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, expuso en el Tribunal Supremo cuando fue a declarar como testigo, Carballo consideró que «no es congruente» y dudó de su existencia.

«Es significativa esta forma de querer presentarse como cumplidor de las órdenes judiciales y fiscales cuando nadie se lo pide», afirmó Carballo, quien también dijo que cuando Trapero compareció ante el Supremo «se viene arriba y dice que tiene un plan para detener a Puigdemont. Resulta que el único papel que demostraría ese plan es un Excel con los turnos de los Mossos que van a intervenir y que se destruye», así como destacó que Pere Soler debería haber recibido dicho cuadrante y considera que, en caso de existir, no se le remitió por la «inconveniencia debido al talante que éste manifestaba».

Comentar ()