El mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero, que se sienta en el banquillo acusado de rebelión por su actuación al frente del Cuerpo catalán durante el denominado proceso independentista, reconoció en la segunda sesión del juicio que no existe ningún documento en el que quedara plasmado el «operativo que los Mossos tenían preparado para detener a Puigdemont y a los miembros de su Govern» que él mismo reveló durante su declaración como testigo en el juicio contra los líderes políticos del procés en el Tribunal Supremo.

El máximo responsable de la Policía catalana hasta su destitución por la aplicación del artículo 155 en Cataluña también reconoció que no trasladó la información de dicho operativo ni a la Fiscalía de Cataluña ni al presidente del Tribunal de Justicia de Cataluña ante quienes mostró su «disposición» a actuar a sus órdenes y en cumplimiento de la ley.

«¿Es un documento hecho después?»

Trapero se vio obligado a reconocer tal extremo ante las insistentes preguntas del fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo, que le interrogó y acabó cercándole con las preguntas acerca del operativo.

El fiscal preguntó a Trapero por qué no manifestó antes, en las declaraciones de la Audiencia Nacional, que existía tal dispositivo. «Porque intento responder a lo que se me pregunta. A veces no se me daba la oportunidad de explicarme demasiado», contestó Trapero.

El representante del Ministerio Público le recordó que durante el procedimiento en la Audiencia Nacional tuvo la oportunidad de contestar a las preguntas de su letrada sin impedimento. «¿Existe algún documento que sustente este plan?», insistió Carballo.

«Yo encargué un informe pero..rastro documental como tal, lo que le puedo explicar…», divagó Trapero. En ese momento, su abogada Olga Tubau interrumpió el interrogatorio para aclarar que «no solamente existen las llamadas que hizo poniéndose a disposición de las dos máximas autoridades para recibir las órdenes que estimaran convenientes. Remitió dos cartas recogiendo esa disposición de su Cuerpo a recibir cualquier instrucción u orden. Se aportó esa información y el correo que remitió aquel 25 de octubre. Indicó a un mando de su prefectura para preparar el dispositivo necesario tras  la DUI. No es un hecho nuevo que apareció en el Supremo, sino que constaba desde hace mucho antes, porque no fue una revelación», puntualizó la letrada.

El fiscal volvió a la carga. «Sí, pero insisto, de lo que no habló fue de un plan diseñado de la detención de Puigdemont. Le vuelvo a preguntar: ¿Ofreció ese plan concreto a estas dos autoridades?». «No se si es relevante que el fiscal superior de Cataluña sepa dónde va a estar el helicóptero, qué van a hacer con él…. Yo llamo al fiscal superior y le digo que ante los hechos que han ocurrido y que tienen una gravedad, le digo que nos ponemos a disposición de usted para cualquier orden», recordó Trapero.

El fiscal volvió a preguntar por lo mismo y el mayor de los Mossos continuó dando rodeos para no contestar a la pregunta concreta. «No sabíamos si era una prevaricación o qué (el delito en el que podían estar incurriendo los líderes políticos). Estoy intentando responder. Vimos que era algo que tenía su gravedad y nos pusimos a disposición de las órdenes. Más tarde me vuelve a llamar el fiscal y me dice: ‘Mayor, ¿ha valorado ponerse a disposición de la Delegación de Gobierno?’ Y yo le contesto: ‘Entiendo que si aplican el 155, nos pondremos a su disposición'», continuó Trapero.

«Sólo le digo que por qué no hizo este ofrecimiento concreto incluso antes», continuó el fiscal. «No dudo que usted se puso a disposición, pero le pregunto que por qué no nos contó en la Audiencia Nacional esa cosa tan concreta antes y por qué no lo ofreció al presidente del TSJ de Cataluña? ¿Y por qué no incluso antes?», insistió el fiscal.

No lo comuniqué antes porque, como mucha gente, esperaba la Declaración Unilateral de Independencia no seguiría para adelante

«No lo comuniqué antes porque, como mucha gente, esperaba que esa situación (la Declaración Unilateral de Independencia) no seguiría para adelante, pensé que eso no iba a suceder. El día 24 de octubre Joan Carles Molinero, Ferrán López y yo hablamos de qué pasará aquí. Si van a ir a elecciones o van a hacer una barbaridad. Pensamos que nos llegaría una orden y dijimos, ‘hostia’, perdón, tenemos que prepararlo», trató de defenderse Trapero.

«¿Y dónde está ese plan?», preguntó de nuevo el fiscal. «Lo que hay se ha aportado a la causa», respondió Trapero. «¿Y qué es lo que hay? ¿Es un documento que se ha hecho después, o cuando se elaboró existía ese documento?», continuó el rifirrafe entre el interrogador y el acusado.

«Quien valorará lo que hay será usted si le satisface. Encontrará un correo del día 25 de octubre con las directrices que yo di y que le pido al comisario Ferrán López que me lo presente por escrito», dio por zanjado Trapero, dejando la duda en el plenario sobre si dicho operativo, del que no habló hasta su declaración como testigo en el juicio del procés, lo conoció alguien más que él y Ferrán López.