Política

El PP pide la dimisión de Franco por animar a "retorcer el tema de las residencias" para tumbar a Ayuso

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, al inicio del pleno de la Asamblea de Madrid. EFE

La tensión política en Madrid sigue escalando, y esta vez el protagonista ha sido el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco que, en el marco de un foro telemático celebrado el pasado martes, animó a diferentes cargos y militantes del PSOE a «retorcer el tema de las residencias» para presionar el mandato de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid.

Según desveló OkDiario, el también secretario general del PSOE en Madrid, animó en el foro a «seguir explorando las contradicciones entre los consejeros de Ayuso», así como «capitalizar el descontento del personal sanitario y de los pacientes», asistiendo a manifestaciones contra la presidenta regional, aunque «sabed que igual os tengo que multar», ironizaba Franco. «Tienen que notar nuestro aliento», añadía, según lo recogido por el citado medio.

Fuentes del PSOE madrileño restan importancia a lo sucedido, reduciendo el foro a un encuentro «informal» con la militancia organizado por la filial del partido en Galapagar, en que en ningún momento «se habló de estrategia de partido» y que, por la propia naturaleza de la cita, «no se usó un tono institucional», sino que se habló de «tú a tú» con militantes.

Por contra, en el PP ven «muy graves» las palabras del delegado del Gobierno en Madrid, y reclaman ya la dimisión de José Manuel Franco por lanzar una «operación política» contra Isabel Díaz Ayuso, para echarla de la presidencia del Gobierno madrileño. La propia secretaria general de los populares en Madrid, Ana Camíns ha afirmado que Franco no puede permanecer «ni un minuto más» como resposable de una Comunidad a la que «ataca».

Lamenta Camíns que el PSOE no haya salido a desmentir estas acusaciones y que Franco busque «la imputación del rival político y la ruptura de un Ejecutivo legítimo para tapar sus actuaciones negligentes», en referencia a la autorización para celebrar la manifestación del 8-M en Madrid. Ha incidido además en «el verdadero objetivo» de la izquierda madrileña que «no es liquidar el virus» sino «destruir Ayuso», enfatizaba.

Y no se ha quedado ahí. Camíns ha exigido que, si no dimite Franco, será el presidente del Gobierno quien tenga que cesarlo por, a su juicio, no saber «compatibilizar su doble cargo como secretario general de los socialistas madrileños y el institucional».

El PP ha cerrado filas con Ayuso y ha criticado la estrategia de «acoso y derribo», según referencian fuentes cercanas a la presidenta, que se está trazando contra la líder regional. Incluso el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, se ha pronunciado en Twitter sobre la información denunciando que «no todo vale».

Tensión en la Asamblea de Madrid

El debate por la gestión de las residencias en Madrid sigue su curso, y este jueves un nuevo episodio de bronca y tensión ha vuelto a salpicar el pleno de la Asamblea regional. En este caso, los protagonistas han sido el portavoz de Más Madrid en la Cámara, Pablo Gómez Perpinyà y la presidenta de la Comunidad de Madrid, después de que el primero señalase que los españoles no tienen «madrileñofobia», sino «ayusofobia».

Señalaba Perpinyà a Ayuso por «manipular» a familiares de fallecidos en las residencias de mayores, y priorizar a quién curar «en función de los ceros que tenga la cuenta corriente de cada uno de los enfermos», unas acusaciones de las que la líder regional se ha defendido aduciendo si a la izquierda «no se les cae la cara de vergüenza una y otra vez» por tratar con «frivolidad» y «falta de empatía» lo sucedido en los centros asistenciales de Madrid durante los momentos más duros de la pandemia.

Y no se ha quedado ahí. En una entrevista para Telecinco, Ayuso ha defendido su gestión frente a lo que ha tachado como «soflamas indignantes» y «medias verdades» vertidas por la oposición, y ha alegado que «se ha peleado por cada vida» cuando Madrid y el país estaba «en una época de guerra», con miles de muertos cada día. Ha negado la mayor sobre que se haya escogido a los ancianos en función de su cuenta bancaria, y ha vinculado esta acusación a la «estrategia» de la izquierda de «insinuar todo tipo de barbaridades» contra su persona.

Comentar ()